La Nochebuena de una cineasta

<p>Con una comedia negra, que estará en cartelera en  diciembre, vuelve una de las realizadoras más experimentadas del país.</p>

La hipocresía dentro de una familia típica colombiana es lo que caracteriza la nueva cinta de la bogotana Camila Loboguerrero. Una finca del municipio de Simijaca, Cundinamarca, se ha convertido en el albergue de más de 45 personas que trabajan en el rodaje de Nochebuena.

La historia transcurre en una hacienda en Boyacá, donde vive una familia adinerada, cuyos negocios son manejados por Bernardo de la Concha, uno de los hijos del matrimonio. El actor que lo interpreta, Matías Maldonado, es el segundo hijo de Camila Loboguerrero.

Juntos escribieron el guión de la película. Mientras él se sentaba  frente al computador, Camila describía los personajes que ya tenía muy definidos en su cabeza: “Esmeralda (Conny Camelo), es una niña de pueblo, parece frágil pero es terrible. Es la esposa del ambicioso Bernardo”. Matías detenía su escritura constantemente para complementar las descripciones de su mamá.

En este proceso se demoraron un año, después hicieron el casting, y fue allí donde Camila propuso que el protagonista fuera su hijo. “La relación con Camila –como él llama a su mamá– es de mucha confianza, no hay esa distancia que uno siente algunas veces con el director”, afirma Matías.

Al igual que él, varios de los actores coinciden en que trabajar con ella ha resultado muy familiar. “Es una directora con mucha experiencia, muy sensible. Sabe guiarme, pues yo vengo de trabajar en televisión, que es más rápida y más exagerada. Para actuar en la película me ha tocado bajarle a mi gestualidad”, afirma Conny.

El guión recibió el premio de producción del fondo de Proimágenes. Para Camila es necesario que en Colombia se apoye la realización de productos audiovisuales, pues de esta manera se podría establecer una industria cinematográfica como tal. “Hacer 10 películas al año no significa nada, todavía estamos muy lejos de consolidarnos como industria, aunque se han realizado muy buenos filmes como El rey o Paraíso travel, dice Loboguerrero.

Algo muy similar comenta Edgardo Román, pues para él, “lo que le falta al cine colombiano es hacer buena distribución y promoción de sus películas, que se conozcan en el ámbito internacional”.

Por ahora, Camila desea finalizar este proyecto y apostarle a otra comedia negra, pues afirma que ya pasó por la etapa de hacer  películas sobre personajes históricos, como la cinta sobre la vida de la activista política María Cano. También tiene muy claro que no quiere trabajar con actores naturales, pues asegura que  no sabe cómo dirigirlos, “es una ciencia que yo no sé manejar, sería como trabajar con un camarógrafo natural, o un sonidista aficionado. Admiro a Víctor Gaviria pero no sé hacer lo que él ha logrado con sus películas”.

Temas relacionados