Lanzamientos editoriales más importantes del año

Un chino en bicicleta

Ramiro Valestra es secuestrado por un chino, presunto piromaniaco y terrorista. Ha sido llevado al Barrio Chino de Buenos Aires y ahí es mantenido cautivo, para que ayude a Li, su captor, a resolver el complot que han armado, aduce, en su contra.

Así de sencillo es el argumento de Un chino en bicicleta, el premio de novela La Otra Orilla 2007, del escritor argentino Ariel Magnus. Una travesía intercultural contemporánea que con fino humor entabla un diálogo entre los inmigrantes orientales y la idiosincrasia argentina.

El secuestro de Valestra abre la caja de Pandora de una cultura que “cree que lo inventó todo”, pero que vive en Occidente con cierto ensimismamiento.

Con incansable humor negro, Magnus construye personajes creíbles a través de los cuales no sólo se ríe de las ocurrencias de estos personajes aún desconocidos para Occidente, sino que con la misma gracia logra poner en evidencia las taras y los caprichos de la cultura argentina. (Ed. La Otra Orilla).

Con la luz que me queda basta


El poeta John Junieles —Bogotá 39— se adentra en el mundo de la prosa con esta serie de relatos cortos colmada de evocaciones a la niñez, a los cuentos del abuelo y a las historias que rodean una sala de redacción. Los relatos recogen una literatura de encuentros entre lo rural y la ciudad, con un desarrollo lineal relacionado con las etapas de la vida. El autor describe puntos en los que se funden las ciudades con las  regiones perdidas de Colombia.

Son 27 cuentos en los que predominan los cuadros rápidos de la niñez y la vida profesional de Santiago, un periodista de radio y prensa que se ve envuelto en los mismos asesinatos que tiene que escribir para las páginas rojas de su diario. Con una prosa rápida, llena de referencias a la región atlántica de Colombia, Junieles repasa el tema de los amores casuales, la tradición, el boxeo y Pambelé, las muertes más diversas y la vida de hombres que de niños se asombraban con las manos callosas de su abuelo y de viejos persiguen fantasmas por los malecones de Cartagena. (Editorial Panamericana).

Viajes por el scriptorium


Si a los autores se les enjuiciara por todos los padecimientos y las desprevenidas decisiones de dolor, sufrimiento, y muerte que les han hecho vivir a sus personajes, ¿no serían muchos peores que los más grandes asesinos de la historia? ¿No pesarían sobre ellos acusaciones desde “desde asociación ilícita dolosa hasta difamación u homicidio en primer grado”?

El norteamericano Paul Auster en su último libro, Viajes por el scriptorium, convierte en novela esa convicción suya de que “crear personajes no es una acción gratuita, sino que es algo que entraña una responsabilidad”. El escritor, obsesionado por todos los personajes a los que ha dado vida durante sus años de escritura, busca una manera de saldar las deudas con esos seres imaginarios, errantes, encerrados o carentes que ha creado, y convierte a su cabeza creadora —su alter ego— en una especie de verdugo llamado Mister Blank, un personaje que está sometido a encierro y sobre el que pesan no sólo graves acusaciones, sino además una terrible culpa. (Ed. Anagrama).

Los inconvenientes cotidianos


El que una familia simplona y disfuncional atrape el interés de miles de personas alrededor del mundo es uno de los logros del estilo literario de Mark Haddon, un talentoso escritor británico que se ganó el respeto de los lectores con El curioso incidente del perro a media noche. Una misteriosa historia narrada de manera exquisita por un niño que hace de su ingenuidad su mejor arma como detective.

En su segunda novela, Un pequeño inconveniente, un libro que cualquier lector disfrutará aunque no tenga gran repercusión en nuestro país, Haddon mezcla magistralmente su británico y oscuro humor, con una aparente ingenuidad (presente de otra forma en su novela anterior) que hace parecer fuera de lo común las historias de una pareja que llega al ocaso de su vida y las divagaciones de sus hijos: uno homosexual y la otra a punto de casarse por segunda vez. Nada fuera de lo normal, cuando se resume el libro, pero extraordinariamente divertido e inquietante cuando se lee de las páginas de Haddon. (Ed. Alfaguara).

Temas relacionados

 

últimas noticias