El tiempo no existe

El nuevo espectáculo de María Isabel Murillo inventa una historia que hilvana sus anteriores musicales. Un recorrido a lo largo de los 20 años de su camino hacia la imaginación.

Rebuscando en los baúles de vestuario de su compañía, María Isabel Murillo (Misi) encontró el vestido que alguna vez usara Patricia Bermúdez, la pequeña gamincita que en el musical La noche de navidad imploraba cantando que le dieran una monedita, que hacía frío afuera, que era Navidad.

El hallazgo del andrajoso vestido cayó como anillo al dedo, porque hoy, 15 años después, Juliana Velásquez, quien no ha cumplido los diez, vuelve a personificar a Sara, una niña de la calle que descubre en Son las 12, es Navidad, toda la magia y la fantasía contenidas en los relatos de Nochebuena.

El musical cuenta una nueva historia navideña, pero recoge a los personajes más memorables de sus principales espectáculos como Juan Navidad o el Mago del Tiempo, y los pone a interactuar con  Candelaria, interpretada por la actriz y cantante Natalia Bedoya, una misteriosa mujer que se encarga de darle a la pequeña Sara los cerillos mágicos con lo que descubrirá la navidad que yace en su interior.

“Queríamos devolverle toda la magia y la fantasía al espectáculo, pero también mostrarle al público cómo ha sido la madurez, el desarrollo y el transcurrir de la compañía”, explica Misi.

Más que una historia navideña, su nuevo musical, estrenado el pasado miércoles en el Teatro Colsubsidio, celebra los 20 años de la compañía. El argumento del show utiliza la idea del tiempo como vehículo para reunir, en un mismo escenario, tanto a grandes como chiquitos.

“Este show es como un viaje a través de mi vida, devolverme al pasado, ver a Juliana interpretar el papel que yo hice hace 15 años, y hacer de nuevo el papel de la guardiana que hice en Fuego y el hada narradora de El guardián de la Navidad es muy especial para mí”, dice Patricia Bermúdez, de 26 años, quien entró a la compañía cuando tenía 11.

“Fue muy emocionante lograr mostrarle al público cómo empezaron los niños y en qué se han convertido después de 20 años. Demostrar que hemos logrado encontrar esa magia que cada uno de nosotros llevamos por dentro y en la cual hay que creer”, dice Misi”.

El espectáculo, que se presentará en el Teatro Colsubsidio hasta el 22 de diciembre, reúne en su repertorio los clásicos temas musicales de años anteriores y un novedoso y alucinante popurrí de villancicos, recreado en una atmósfera psicodélica de los años setenta.

Son las 12, es Navidad despertará no sólo la nostalgia de los actores, sino la del público mismo que ha seguido a Misi en estas dos décadas de teatro musical en Colombia. Un recorrido que cierra, a título de coda, con una nostálgica canción que le dedican los grandes a los chiquitos, y que deja consignado el descubrimiento de Misi durante este trayecto: “El tiempo es relativo, el tiempo no existe”.

Temas relacionados

 

últimas noticias