La moda colombiana es un “diamante en bruto”

Para el experto Lee Shafkowitz, el diseño de nuestro país está a la altura de las propuestas italianas, francesas y españolas, pero con un valor agregado para el consumidor: su menor precio.

Con la presencia de Lee Shafkowitz, Barranquilla estuvo de moda. El reconocido empresario del diseño internacional visitó la Puerta de oro de América, a propósito de la cuarta versión del Plataforma K, que se realizará entre el 13 y el 15 de marzo. Punto, cadeneta, punto con el diseño mundial.

¿Cuál es su opinión acerca del diseño de moda en Colombia?

Luego de haber tenido la oportunidad de ir en 2007 a Plataforma K y conocer a varios diseñadores colombianos durante mi reciente visita y seminario en Barranquilla, es evidente que existe una gran oferta de diseñadores talentosos en Colombia. El mayor reto para éstos es pensar más allá de Centroamérica y Suramérica y diseñar para un mercado global.

¿Qué opina de la calidad de los productos hechos en Colombia?

Los diseños colombianos que he tenido la oportunidad de conocer son de una calidad excepcional. Muchas de las colecciones cuentan con el mismo nivel de calidad que productos italianos, franceses y españoles, entre otros, con los que he trabajado, pero con costos significativamente menores. Por ende, el diseño colombiano ofrece al consumidor un valor agregado superior al de muchos productos europeos de igual calidad.

¿Cuál es su opinión sobre el sector de diseño y moda en Colombia, ahora que ha tenido un nuevo acercamiento con nuestro país?

El sector de diseño y moda colombiano es sin duda un "diamante en bruto" dentro del escenario global. Hay creatividad excepcional, recursos de producción de alta calidad y productos con un valor agregado que permiten que este sector se convierta en un recurso que merece ser considerado dentro del mercado de la moda internacional.

Para lograr ingresar a mercados más allá de Centro y Sur América es necesario que dicho sector promueva a Colombia como un recurso de moda, ya sea a través de una extensa campaña de relaciones públicas, participación de diseñadores en ferias internacionales y promoción de las ventajas ofrecidas por el sector al consumidor global. ¿Que mensaje les daría a los jóvenes diseñadores y empresarios colombianos?

Mi mensaje es que acumulen la mayor experiencia posible en el mundo real, además del conocimiento aprendido en los salones de clase. Cada una de las personas del sector de diseño y moda debería adquirir experiencia como vendedor al detal de una tienda de ropa ayudando a los clientes, viendo cómo el consumidor final compra, así como adquirir una noción de cómo piensa y por qué compra lo que compra. La adquisición de este conocimiento es invaluable para el desarrollo en el mundo de la moda.

Es importante también que los jóvenes interesados en trabajar en este sector decidan cuáles son sus pasiones: diseñar para hombres, mujeres o niños. Posteriormente, escoger un rango de precios con el que trabajar: de lujo, moderado o en cantidad. Por último, escoger para quiénes quisieran trabajar: empresarios, compañías medianas o grandes industrias de la moda. Esto los ayudará a definir su camino profesional.

Sin embargo, lo más importante para ellos es establecer metas personales de 5 a 10 años. Siguiendo estos pasos, lograrán establecer un curso que les permitirá alcanzar sus sueños.

¿Cómo ve el futuro de la moda, diseño y producción de Colombia, relacionado con otros países en Latinoamérica?

No me es posible contestar esta pregunta, ya que no he tenido suficiente contacto con otras industrias latinoamericanas de moda.

¿Cómo cree que puede verse beneficiado el sector textil en Colombia con la influencia del TLC?

La ventaja más significativa es la más obvia: la eliminación para Colombia de aranceles de exportación hacia Estados Unidos. La eliminación de estos aranceles brinda una ventaja competitiva en cuanto a precio del 3% al 39% (el rango de los impuestos que dependen del contenido de la materia prima con que se elaboran las prendas) para los fabricantes de ropa colombianos si se compara con el costo de importar desde Estados Unidos ropa de Europa o Asia. Al combinar la eliminación de aranceles y el debilitamiento de la tasa de cambio del dólar respecto al euro y monedas asiáticas, la ventaja competitiva para Colombia se incrementa exponencialmente.

¿Qué tácticas no pueden hacer falta dentro de una estrategia efectiva en la industria del diseño y moda?

La premisa de mi conferencia en Barranquilla era Prism (Prisma en Español), un acrónimo cuyos componentes son: Product - Producto: Todo empieza y termina con el producto. Research - Investigación: Identificar al consumidor y conocer la competencia. Industry - Industria: Producir y entregar el producto a tiempo. Sales - Ventas: Escoger estrategias de venta y canales de distribución apropiados. Marketing - Mercadeo: Enviar un mensaje claro y específico a su audiencia.

Estos son componentes esenciales a la hora de crear una estrategia y un negocio exitoso en el mundo de la moda. Si alguno de estos componentes falta, los demás se verán afectados. Para tener éxito en esta industria se requiere de mucha pasión, voluntad de fracasar antes de tener éxito y mucha confianza en el talento propio... ¡además de suerte!

Temas relacionados

 

últimas noticias