Otro principito

El 31 de julio de 1944 un piloto francés despegó desde la población francesa de Borgo en un avión Lightning P38, que llevaba inscrito el número 42-68223 en su matrícula. Su misión era preparar el desembarco de tropas aliadas en Provenza, en el sur de Francia. Una misión que no terminó bien, avión y piloto desaparecieron en las costas mediterráneas misteriosamente. Sólo hasta ahora vuelven piloto, Principito y su historia común gracias a la adaptación del grupo Mapa Teatro que se exhibirá hasta el cinco de diciembre en el teatro Jorge Eliécer Gaitán.

Coincidencialmente,  el autor francés Antoine de Saint Exupéry desapareció durante la guerra. Y quien vuelve es ‘El piloto’ personaje del libro, interpretado por Patrick Delmas.

Sin embargo, para muchos, el piloto de El Principito y Exupéry, el autor de la obra, son uno mismo. Ambos volaban sobre el desierto en una máquina que casi ni se había terminado de inventar. Autor y personaje, también, tuvieron que sortear los aterrizajes más forzosos y trabajaban en el recién creado servicio postal aéreo.

Para este montaje de Mapa Teatro, los hermanos Abderhalden repasaron las páginas de la vida de Saint Exupery y no solamente las que se escriben en El Principito. Es por ello que la obra de teatro estará ambientada en una oficina de correos y no en el desierto. En la historia original, allí se encuentran El piloto —que aterriza de emergencia y su avión se encuentra averiado— y El Principito, venido de un asteroide, en el que hay que cuidarse de los terribles llamados ‘baobabs’ capaces de destruir el planeta, con dos volcanes y una rosa espinosa que es su ensoñación. Y que interpreta María Adelaida Puerta. El elenco lo completan Carlos Arturo Buelvas, Jorge Enrique Abello y Julián Díaz.

En 1998 un pescador encontró una pulsera a orillas del mar en la costa de Marsella. En ella estaba grabado el nombre de Exupéry. Cinco años después y casi 60 de la desaparición, fueron descubiertos los restos de un avión cuya matrícula, según se pudo determinar, correspondía a los números 42-68223.  No era la primera vez que Saint Exupéry estrellaba su aeronave y aún hoy, muchos dudan de que aquella vez lo hubiera hecho. El misterio del autor-piloto, del personaje-hombre estará en las tablas. Muchos, incluso, dudan de que hubiera muerto y creen que fue cierto que alguna vez  se encontró con aquel niño de cabellos de oro venido del cielo.

Temas relacionados
últimas noticias