“Este equipo debe acostumbrarse a ganar”

Para el técnico del líder, lo importante es rematar bien el torneo, aunque le agrada la respuesta de sus dirigidos y, sobre todo, la aceptación de su estilo, que tiene como premisa la vocación ofensiva.

Si de números se trata, éstos empiezan a sobrarle cuando apenas el Finalización registra tres jornadas, ya que las cuenta por victorias, con siete goles a favor y apenas uno recibido. Cualquier matemático puro como él estaría satisfecho, pero como Néstor Otero es además director técnico, quiere ir más allá de las frías estadísticas para explicar este arranque de Santa Fe, que prende de entrada la ilusión albirroja.

¿Le sorprende este inicio perfecto?

Uno siempre trabaja en pro de un objetivo y en la medida en que la respuesta del grupo hacia el trabajo sea satisfactoria, los resultados deben ser una consecuencia lógica de ese esfuerzo. Así que por el día a día del equipo no me sorprende que en la cancha estén saliendo las cosas, aunque todavía debemos dar más porque el plantel tiene con qué responder.

¿Está generando Santa Fe más expectativas de las que debe?

La entrega de los muchachos y su buena disposición hacia la exigencia explica el presente del equipo y, aunque esto recién empiece, falte mucho camino y lo importante sea cómo se remate, empezar así llena de confianza y optimismo, que también son necesarios en cualquier proyecto porque crea un gran ambiente. Vamos paso a paso, con el compromiso que esta institución tan grande genera, pero, sobre todo, con mucha humildad.

Este equipo parece tener más criterio con la pelota respecto al del semestre pasado…

Cada entrenador quiere imprimirle su sello al equipo que dirige y acá en Santa Fe hay un talento individual notable que perfectamente encaja con el estilo y modelo de juego que pretendo, el cual tiene cuatro aspectos fundamentales: actitud defensiva, transición de defensa a ataque, criterio y vocación ofensivos, además de contundencia.

¿Y en todos ha encontrado respuesta?

Gracias a Dios sí, pero todavía existen cosas por mejorar, aunque rescato la actitud del grupo para que sepa a qué jugamos y tenga clara la tarea a desarrollar dentro de la cancha, porque Santa Fe debe acostumbrarse a ganar.

¿Qué es lo que más le ha gustado del equipo hasta el momento?

Su respuesta y honestidad hacia el trabajo, pero en el juego del sábado tuvo algo que me parece clave para el resto del torneo, la paciencia que mostró cuando el Cortuluá se encerraba, y si por un costado no se podía, insistía por el otro, en fin. El jugador colombiano es proclive a desesperarse cuando el arco no se abre y Santa Fe tuvo esa calma que, insisto, no es común y sí bastante importante.

¿Y en qué debe mejorar?

En la salida desde el fondo, sobre todo tener alternativas cuando los rivales taponen la salida de nuestros laterales, o volantes que se desdoblan porque llegan a gol y también en el control de juego.

¿Qué tanto le corresponde a la línea de tres del medio la solidez defensiva del equipo?

Bastante, se ha hecho un gran trabajo allí, como también (Agustín) Julio y los cuatro de atrás, pero desde los mismos delanteros que taponan la salida de los laterales rivales y ayudan mucho a la zona pressing, además del sacrificio de Ómar (Pérez) para hacer por momentos línea de cuatro, este equipo es muy solidario y aplicado.

¿Le preocupa que Néstor Salazar, el único refuerzo, aún no la meta?

Es normal dentro de cualquier grupo que al que llegue se le exija un poco más y de pronto esa necesidad de demostrar que puede triunfar acá en Bogotá ha llevado a Salazar a mostrarse un tanto ansioso. Lo conozco muy bien, por eso lo traje y después de las opciones que tuvo el sábado, hablamos de que el arquero (Carlos Barahona), estuvo muy atento y lo supo aguantar, pero estoy seguro de que en cualquier momento va a explotar porque tiene mucho potencial y jerarquía.

Se da usted el lujo de tener como suplentes a Yulián Anchico, Luis Manuel Seijas y Cristian Nazarith…

Eso habla de la respuesta del grupo que está jugando, pero también de la capacidad individual con que contamos y eso le da a uno mucha tranquilidad porque hay alternativas de primer nivel que han entrado y respondido. Lastimosamente sólo pueden ser 11 los titulares, pero si fuese por entrega y respuesta, tendrían que jugar muchos más, aunque la verdad dentro del plantel hay una competencia muy sana por ganarse cada puesto.

¿Cree que está venciendo el escepticismo?

Lo dije desde la rueda de prensa cuando me presentaron como nuevo técnico de Santa Fe, que la confianza se gana a punta de trabajo y sobre todo resultados. Espero que sigamos por este camino para que la gente crea en este lindo desafío, nos acerquemos de a poco al objetivo que nos propusimos y al final podamos celebrar juntos.