'Colombia es tierra de abogados'

La directora de la publicación especializada 'Ámbito Jurídico', que ya pasa de la edición 300, admira a los abogados que litigan en municipios alejados y sin ningún tipo de recursos.

¿Por qué Simón Bolívar decía que Colombia era tierra de abogados?

Porque cuando intentó asumir poderes excesivos, siempre encontró la oposición de los juristas de la Nueva Granada. Fueron los abogados quienes se opusieron a sus pretensiones.

¿Sigue siéndolo?

Totalmente. La frase preferida del colombiano cuando le incumplen es: “Les voy a meter una demanda”. Por algo actualmente hay en el país 184.000 abogados y derecho es la tercera carrera más estudiada.

¿’Ámbito Jurídico’ es sólo para abogados?

No. Es para todas las personas que quieran mantenerse actualizadas de manera precisa sobre lo que pasa en materia legal, jurisprudencial y contable. Son temas que interesan a todos los ciudadanos.

¿Y han pensado en ser una publicación diaria?

No. Esta es una publicación de análisis. Un día puede ser suficiente para informarse, pero no para entender y analizar lo que está pasando.

¿‘Ámbito Jurídico’ cómo ha logrado llegar hasta la edición 300?

Por su carácter especializado. Las noticias generales están en todas partes. Gracias a la precisión en la información, que sólo puede darse con un equipo de profesionales, existe total confianza de lo que se está comunicando. Un proceso guiado por el olfato infalible de Tito Livio Caldas, creador de la publicación y presidente de su consejo editorial.

Un chasco que haya sufrido al frente de ‘Ámbito Jurídico’.

La gente se imagina que el director de una publicación tan formal debe ser un abogado muy serio, de corbatín y gafas. Siempre hay una sonrisa cuando ven que soy yo quien está detrás de tanta formalidad.

El caso al que todavía falta hacerle justicia en el país.

Muchos. Todos los magnicidios que luego de 20 años no han sido esclarecidos, por ejemplo.

El que se quedará sin aclarar.

La muerte de Luis Carlos Galán.

¿Qué tan peleadores son los abogados?

Son más peleadoras las abogadas.

¿Es verdad que los abogados penales son muy pantalleros?

Muchos abogados, sin importar su especialidad, son muy pantalleros.

¿A qué político del país pondría en tela de juicio?

A quienes utilizan la acción de tutela como mecanismo para desconocer las decisiones judiciales en su contra.

La regla que siempre rompe.

No tengo una regla que siempre respete.

¿Cuáles son las ventajas de un periódico especializado?

La exactitud en el manejo de la información, la profundidad en el recuento de los hechos y el nivel de conocimiento de quienes tratan los temas.

¿A quién le gustaría defender?

A quien crea que puedo hacerlo.

Un abogado de admirar.

Los “toderos”. Aquellos que litigan en todas las causas, en municipios alejados y sin ningún tipo de recurso.

¿Cómo está la balanza de la justicia en Colombia?

Desequilibrada, tanto para los ciudadanos como para los administradores de justicia.

¿De quién ha tenido que defenderse?

De mi propio temperamento.

¿Cuál es el arma principal de un abogado?

La palabra. Ahora, si quiere estar bien informado y actualizado, Ámbito Jurídico.

¿A usted quién la defiende?

El instinto.

El mayor problema jurídico del país.

La congestión judicial. Creo que no puede hablarse de justicia cuando un pleito puede demorarse hasta 14 años. También los carteles de abogados que de manera fraudulenta han encontrado en las demandas contra el Estado su gran negocio.

¿A quién llevaría a juicio?

A los que me han robado la cédula tres veces.

¿Por qué es importante conocer la jurisprudencia de las cortes?

Para conocer el alcance de las normas. Una cosa es lo que dicen los códigos y otra, el alcance real que las cortes les dan con su interpretación.

¿Cuántos abogados colaboran con Ámbito Jurídico?

El periódico lo hacemos siete abogados, tres periodistas y un diseñador. Sin embargo, trabajamos apoyados en los más de 20 abogados especialistas en cada una de las áreas del Derecho que tiene Legis. Es todo un bufete de abogados de las más altas calidades al servicio de la información.

¿Qué tal están las facultades de Derecho en el país?

Hay de todo. Unas excelentes, con estándares que las ponen al nivel de las mejores del mundo, otras regulares y otras en las que es evidente que el fin es hacer negocio y no tener un buen programa de Derecho. Destaco el buen nivel de muchas facultades de Derecho en las regiones.

Un fallo judicial inolvidable.

Hay varios fallos que marcan momentos determinantes para la sociedad y su historia: el que dio vía libre a la Constituyente de 1991, la caída de la extradición, el fallo que puso fin al sistema UPAC, la despenalización parcial del aborto, la caída del referendo, por citar solo algunos.

¿Es verdad que hay poco control para los abogados en el país?

Creo que falta mayor control en la calidad de los programas académicos que se ofrecen. De la calidad de la formación en Derecho depende también la calidad del profesional.

¿Es verdad que los postgrados están concentrados en la élite?

Definitivamente el valor de los estudios de posgrado hace que el número de personas que pueden acceder a ellos sea limitado.

¿Qué tan seguros están hoy los abogados en el país?

No más o menos seguros que cualquier otro profesional del país.

¿El país está al revés o no hay derecho?

El Derecho muchas veces está pensado al revés. Por eso es que en el país muchas veces no hay derecho.

¿Qué le falta a los abogados en Colombia?

Más conciencia de que no siempre hay que pleitear. A veces es mejor  llegar a acuerdos, que iniciar procesos interminables.

¿Cuántos tinterillos hay en el país?

Muchos más afuera del Derecho que en el ejercicio del Derecho