El atentado que no fue

Un hecho extraño sucedió en la caravana del presidente Mahmud Ahmadineyad.

El mandatario saludaba a la multitud que lo veía pasar por una de las calles de la ciudad de Hamadan, cuando de repente sus guardaespaldas lo rodearon para protegerlo de un estallido que interrumpió la calma del desfile. La cadena de noticias de Emiratos Árabes, Al Arabiya, informó que Ahmadineyad había salido ileso de un “intento de asesinato”.

La versión sostenía que un hombre había lanzado una bomba de fabricación casera sobre el convoy del presidente y que el atacante había sido detenido por los cuerpos de seguridad. A esta historia se sumó el canal libanés Future TV, el cual reportó que el atentado había causado varios heridos que recibían atención médica. Al Arabiya, que siguió en directo el recorrido de la caravana luego del estallido, mostró minutos después a un Ahmadineyad tranquilo, pronunciando un discurso a campo abierto.

La versión del atentado fue desmentida casi inmediatamente por los medios de prensa oficiales. La agencia de noticias Irna informó que el confuso incidente se produjo cuando en señal de alegría, un joven hizo explotar varios petardos al paso del vehículo que transportaba al mandatario: “El incidente no detuvo la ceremonia, pero algunos medios extranjeros intentaron remover en aguas revueltas y aseguraron que se trató de un intento de asesinato”.

La oficina de prensa de la Presidencia detalló que no hubo ningún herido y que los petardos estallaron a unos cinco metros del presidente y que esa fue la razón que ocasionó el revuelo entre los guardaespaldas. No obstante, la cadena iraní Press TV confirmó que al hombre detenido en el desfile se le abrió una investigación.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El voto electrónico en Brasil

La bodega de la muerte en México