Chávez también quiere diálogo directo

El presidente venezolano llegará el próximo martes a Colombia para tratar la crisis diplomática con el nuevo Gobierno.

La presencia del canciller venezolano, Nicolás Maduro, en la posesión del presidente Juan Manuel Santos fue el indicio de que las relaciones con el vecino país podrían restablecerse en los próximos días. A pesar de que muchos daban por sentado que el presidente Hugo Chávez se radicalizaría aún más luego de conocer la demandas en su contra, instauradas por el abogado del ex presidente Álvaro Uribe, Jaime Granados, ante la Corte Penal Internacional y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, su respuesta fue otra.

“Nunca consideramos no venir a Colombia. Lo hablamos con el presidente Chávez y pensamos que esas son cosas de odio que se deberían dejar en el pasado. Lo que viene ahora para los dos países son cosas positivas”, aseguró el canciller venezolano, minutos antes de entrar a una reunión este domingo en la sede de la Cancillería colombiana.

Por orden del presidente Hugo Chávez, quien le dijo a su canciller que quiere un diálogo directo con el presidente Santos, Maduro se reunió con la nueva ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, con la intención de organizar un encuentro entre los dos mandatarios.

A las 2:30 de la tarde de este domingo una delegación venezolana, encabezada por Maduro, llegó a la Cancillería. El Ministro venezolano arribó acompañado del secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Néstor Kirchner. La misión era despejar el camino para restablecer las relaciones, rotas el pasado 22 de julio cuando el representante colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Fernando Hoyos, dijo que Venezuela protegía a líderes de las Farc en su territorio.

Y así quedó establecido luego de casi tres horas de conversación. Los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos se reunirán en Colombia el próximo martes 10 de agosto.

“Como ustedes saben, el presidente Santos durante su campaña, y lo reiteró en el discurso de posesión, busca un diálogo directo con Venezuela. Hoy creo que el canciller Maduro y yo hemos dado ese primer paso con un diálogo franco, directo, con el objetivo de los dos países de restablecer las relaciones. Unas relaciones en un marco de transparencia, de franqueza. Y el segundo paso lo darán los presidentes, el día martes, en una reunión que tendrán en Colombia”, explicó Holguín.

El turno le correspondió luego a Nicolás Maduro, quien destacó la buena voluntad por parte de Colombia para arreglar las relaciones. “Ayer(domingo) recibimos muestras de aprecio realmente abrumadoras, de simpatía, de verdadera hermandad. Así que estamos muy satisfechos de la forma como hemos conversado, de los temas que hemos comenzado a trabajar y como lo dijimos, vamos a actuar de manera transparente, estamos de acuerdo en elevar las capacidades de diálogo franco y directo, y el día martes en horas del mediodía los presidentes tendrán la posibilidad de conversar de la misma manera y tomar las decisiones que favorezcan al mayor nivel las relaciones entre nuestros países”, resaltó el canciller venezolano. Por su parte, Néstor Kirchner, secretario de Unasur, calificó la cita como “profundamente democrática, con clara intención integracionista”.

A pesar de los avances, analistas consideran que no hay que cantar victoria. “Lograr estos acercamientos en un solo día demuestra que existe la voluntad de acción del Gobierno para llegar a una agenda política de acuerdos. Con esto la agenda política exterior se reactiva con frenesí y como se está perfilando es pragmática y busca resultados”, explicó Enrique Serrano, politólogo de la Universidad del Rosario. Pero aclaró: “No podemos pecar de optimismo pensando que todo va a quedar como si nada. Las actitudes de Rafael Correa y Hugo Chávez siguen siendo las mismas”.

Mesa de paz

Quien se mostró más complacido con el resultado de la reunión fue el presidente Hugo Chávez, a quien Maduro le informaba minuto a minuto lo que acontecía en la Cancillería colombiana. Según fuentes venezolanas, durante una de las llamadas que sostuvo con su canciller, el mandatario aseguró que estaba muy contento con el avance de la cita. “Oye, es que quién va a querer una guerra con Colombia”, le dijo Chávez a Maduro, pese a que antes de las elecciones colombianas había dicho que la llegada de Juan Manuel Santos a la Presidencia podía “generar una guerra en esta parte del mundo”.

Tan pronto se concretó el encuentro, Hugo Chávez interrumpió su programa dominical, Aló Presidente y comunicó los resultados de la cita de cancilleres. “Voy a dormir tranquilo. Se decidió que nos reunamos el martes al mediodía en territorio colombiano y estamos evaluando varios lugares”, manifestó el gobernante, quien reiteró que, sin inmiscuirse en asuntos internos, va a insistir, junto con otros mandatarios latinoamericanos, en la necesidad de que se establezca una “mesa de paz” en Colombia. Según explicó, su propuesta ya la conocen los presidentes de Argentina, Brasil, Ecuador, Paraguay, Cuba y Nicaragua “y están de acuerdo”. “La guerrilla es un problema por eso voy a insistir en el camino de la paz y espero que lo entiendan en Colombia”, insistió Chávez.

En la mañana, el mandatario venezolano le pidió a la guerrilla colombiana demostraciones de que quiere la paz: “Esa guerrilla debería manifestarse por la paz, pero con demostraciones contundentes, como que liberen a los secuestrados”. “Estamos en un nuevo momento en la búsqueda de la paz. La guerrilla colombiana no tiene futuro por la vía de las armas”, indicó.

El gobernante venezolano dijo, adicionalmente, que la actividad armada de la guerrilla sirve de excusa a los Estados Unidos para instalarse en Colombia y contar con bases para posibles agresiones a Venezuela. “La guerrilla se ha convertido en una excusa que el imperio utiliza para instalarse en Colombia y luego agredir a Venezuela”, manifestó.

Jornada de encuentros

Durante su estadía en Bogotá, el canciller venezolano se reunió con varios personalidades colombianas en la residencia del embajador venezolano, al norte de la capital. Una de las visitas corrió por cuenta del ex presidente Ernesto Samper y la senadora Piedad Córdoba, quienes le pidieron a Maduro ayudar en el restablecimiento de las relaciones.

El ex candidato presidencial del Polo Democrático, Gustavo Petro, también se reunió con el jefe de la diplomacia venezolana, a quien le dijo que era una tontería polarizar las relaciones. “Es realmente una estupidez polarizar unas relaciones que les sirven tanto a los venezolanos como a los colombianos”, le dijo Petro y le insistió en un desarme en la región que incluya a las Farc.

El primer día del gobierno de Juan Manuel Santos estuvo marcado por una intensa actividad diplomática. Además de los encuentros en Cancillería con los cancilleres de Venezuela y Ecuador, el mandatario colombiano mantuvo contactos con el primer ministro de Jamaica, Bruce Golding; el secretario de Estado francés encargado de asuntos europeos, Pierre Lellouche; el canciller de Japón, Shuji Akira; y con el asesor de Seguridad Nacional norteamericano, general Jim Jones, quien le insistió en la importancia de la relación Colombia-EE.UU.