Periodismo y posconflicto: retos y desafíos para el próximo cuatrienio

hace 13 mins

Nuevo empujón al estatuto de oposición

La colectividad quiere un cupo en el Consejo Electoral y participar en los órganos de control y directivas del Congreso.

Mientras el gobierno de la unidad nacional se prepara para echar a andar lo que parece va a ser una aplanadora legislativa, el Polo Democrático Alternativo, único partido que se ha declarado en contravía del presidente Juan Manuel Santos, puja por no fragmentarse y uno de los caminos que ha hallado es entrar a discutir y consolidar un estatuto de la oposición que deje de ser letra muerta para convertirse en una realidad política.

El miércoles, en la sede del Polo en el barrio Teusaquillo en Bogotá, se llevó a cabo una reunión entre la dirigencia de esa colectividad y el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras. El encuentro, lejos de buscar un acuerdo programático o una alianza política, giró en torno a los aspectos que debería incluir ese estatuto de oposición, que por cierto está previsto en el artículo 112 de la Constitución de 1991 y que durante todos estos años ha estado huérfano de la ley estatutaria que lo regularía.

“Hemos recibido una información muy valiosa sobre la agenda legislativa del Gobierno y la disposición del señor ministro para que el Polo Democrático participe en una mesa para debatir, analizar y concertar, si no todos, por lo menos algunos elementos fundamentales del estatuto de la oposición. Quiero decir que con esta reunión, parodiando al señor Presidente de la República, esperamos un nuevo amanecer, con garantías y sin chuzadas”, resumió el desarrollo de la reunión la presidenta del Polo, Clara López Obregón.

Vargas Lleras, quien en los últimos días se ha reunido con todas las fuerzas políticas que adquirieron representación en el Congreso de la República, explicó que el encuentro pretendía establecer las reglas comunes que permitan el libre ejercicio de la oposición en Colombia: “El Gobierno piensa impulsar una reforma política y electoral que contenga, además, un estatuto de la oposición y el Polo Democrático ha trabajado criterios útiles para la elaboración de dicha iniciativa. Pero lo que quisiera recalcar es que nuestras relaciones serán institucionales y de respeto”, explicó.

Sin embargo, más allá del tono cordial con que el gobierno Santos ha iniciado su mandato y las buenas intenciones en lo que tiene que ver con la expedición del estatuto de la oposición, es claro que llegar a una concertación en ese sentido será algo bien complicado. ¿La razón? El Polo Democrático pide que se le garantice una silla en el Consejo Nacional Electoral, además de participación en los cargos directivos del Congreso y en los órganos de control de la Nación (Procuraduría y Contraloría).

El Ministro del Interior y Justicia, a su vez, cree que el estatuto “debe ocuparse de los derechos de representación, de acceso a los medios de comunicación y a la información, y de brindar garantías para el libre ejercicio de la oposición”. Como quien dice, por ahora el Gobierno parece estar dispuesto a garantizar el ejercicio de la disidencia política. Habrá que esperar qué pasa en el fragor de la batalla.