Arias, a interrogatorio

Por escándalo de Agro Ingreso Seguro.

Un año después de que estallara el escándalo por la entrega de millonarios subsidios del programa Agro Ingreso Seguro (AIS) a tradicionales dinastías políticas de Magdalena y el Valle —algunas de las cuales aportaron al cuestionado referendo que buscaba un tercer mandato consecutivo del ex presidente Uribe—, la Fiscalía citó a interrogatorio al ex ministro de Agricultura y ex precandidato conservador a la Presidencia, Andrés Felipe Arias. La diligencia se efectuará el próximo 20 de agosto y aunque la citación salió del despacho del fiscal general (e) Guillermo Mendoza, Arias será escuchado por el fiscal de la Unidad Anticorrupción Alfredo Parada Ayala.

En respuesta al emplazamiento Arias sostuvo que asistirá a la cita “tal como ya lo hice en la Contraloría y en la Procuraduría”, donde está investigado disciplinariamente desde diciembre de 2009. “Desde el primer momento en que se inició la indagación por parte de los distintos organismos de control en relación con el tema Agro Ingreso Seguro, he estado a disposición de todos ellos para dar las explicaciones que estimen pertinentes” enfatizó. El programa de AIS fue creado en abril de 2007 para paliar el impacto del TLC con Estados Unidos en el campo, según el propio Gobierno.

Una vez estalló el escándalo, el gobierno Uribe le salió al paso señalando que más de 316 mil familias y 85.360 hectáreas habían sido beneficiadas con el programa. De ese número, advirtió, el 85% correspondía a pequeños cultivadores y sólo el 2% a grandes productores. Para girar esos dineros, el Ministerio suscribió tres convenios desde el año 2007 con el Instituto Interamericano para la Cooperación de la Agricultura (IICA), adscrito a la OEA, para la entrega de 468 proyectos de riego y drenaje por un valor cercano al medio billón de pesos. Pero los cuestionamientos continuaron pues se evidenció que gran parte de esos recursos terminaron en manos de terratenientes, herederos de dinastías políticas y hasta ex reinas de belleza. El ex presidente Uribe alcanzó a sugerir que no se podía satanizar un programa como AIS porque unos pocos “se aprovecharon”.

La Fiscalía y la Procuraduría tienen pruebas de que muchos fraccionaron sus terrenos para engañar al Estado y ser beneficiarios de millonarios subsidios. Pero algunos implicados también se han despachado. El Espectador reveló en su edición del 20 de enero de 2010 que Arias buscó a beneficiarios como el empresario samario Juan Manuel Dávila para “unificar criterios” y poder responder, ante los medios y la justicia, por el escándalo que se había desatado. Dávila también señaló que se había reunido con el entonces ministro Andrés Fernández en la casa de José Félix Lafaurie con el objetivo de explicarle que era inocente.

En total, 41 beneficiarios ya rindieron interrogatorio en la Fiscalía, y de ellos, una cuarta parte llegó a una conciliación con la Procuraduría y devolvió los dineros, que ascendían a $10 mil millones. También trascendió que el Gobierno está pidiéndole a la Fiscalía que los del IICA respondan porque no aplicaron los controles para evitar que estos recursos fueran entregados irregularmente. Aunque insistentemente se han escuchado rumores de que el fiscal del caso, Alfredo Parada Ayala, será trasladado como delegado ante el Tribunal de Bogotá, fuentes cercanas al proceso dijeron que eso no impide que siga llevando el proceso.