Sin vientos de guerra entre Colombia y Venezuela

La primera cita entre los cancilleres será el 20 de agosto.

Uno de los puntos que acordaron en la reunión en Santa Marta los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos fue la creación de cinco comisiones binacionales: para el pago de deuda y relanzamiento de las relaciones comerciales; para un acuerdo de complementación económica; para la inversión social en la zona fronteriza, para el desarrollo conjunto de infraestructuras y otra más para proteger la seguridad de la frontera.

Estas comisiones conjuntas son el primer paso para que las relaciones retomen su cauce natural. Por eso, ayer mismo los cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Nicolás Maduro, decidieron concretar una fecha para comenzar a trabajar en su creación. Según informó Holguín, la reunión será el próximo 20 de agosto en Caracas. “Para nosotros lo más importante es trabajar en todos estos puntos para reactivar todos los sectores importantes para los dos países. Estaré completamente triunfalista si en unos meses damos resultados con las comisiones”.

A juicio de la Canciller, lo que está en juego a partir de ahora es forjar una relación bilateral basada en “el respeto del uno hacia el otro, para construir algo sin insultos, sin ofender”.

La decisión de reanudar las relaciones fue celebrada ayer por varios países. En un comunicado, el gobierno de Ecuador expresó su “complacencia” por el “restablecimiento de las relaciones diplomáticas”. El Salvador, Francia, España, Costa Rica y Paraguay celebraron la velocidad con que los presidentes decidieron pasar la página.

Quien recibió la noticia con cierto escepticismo fue Hillary Clinton, secretaria de Estado del gobierno de Barack Obama. En una rueda de prensa desde Washington aseguró: “Ojalá este acuerdo lleve a una solución positiva de las diferencias que tienen desde hace tiempo ambos países”.

Según trascendió, detrás de la decisión de los dos jefes de Estado de reunirse con tanta prontitud estuvieron  los mandatarios de Brasil, Luiz Inácio Lula, y Argentina, Cristina Fernández, así como del secretario general de la Unasur, Néstor Kirchner, y del ex presidente cubano, Fidel Castro.

Estos gobernantes convencieron al presidente venezolano de bajar las tensiones y suavizar su discurso. Las palabras del vicepresidente del vecino país, Elías Jaua, lo confirman: “Ya se alejaron los vientos de guerra que las burguesías de Colombia y Venezuela y los halcones del imperialismo estadounidense auspiciaban con las denuncias falsas sobre el uso de territorio venezolano por parte de las guerrillas”.

No hablará de las Farc

José Fernando Bautista , nuevo embajador de Colombia en Venezuela, se reunió ayer con el presidente Juan Manuel Santos y con la canciller, María Ángela Holguín, en la Casa de Nariño. Partirá en los próximos días a Caracas para hacer el relevo con María Luisa Chiappe. Bautista les confirmó a varios medios de comunicación que su objetivo será “lograr el sueño de la unidad binacional”, pero que la presunta presencia de guerrilleros en el vecino país será abordada “únicamente por la Cancillería de la República y el Presidente”. Y agregó: “Debemos entender, los pueblos de Colombia y Venezuela, que la relación es de beneficio mutuo. La relación política, económica y cultural, y que existen solamente empatías enormes, además de los pasados comunes históricos. Yo creo que sobre eso debemos construir”.