"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 6 horas

‘No bajaremos la guardia’: Santos

Se refuerza la seguridad en Bogotá tras atentado frente a Caracol Radio.

Un ruido aturdidor a las 5 y 27 de la mañana, causado por la explosión de 50 kilos de anfo que se encontraban en un automóvil,  provocó pánico en el amanecer de los bogotanos. Cinco días después de posesionado el presidente Juan Manuel Santos, la capital del país volvió a ser víctima de un atentado con carrobomba, que dejó un saldo de 36 personas heridas —siete hospitalizados y dados de alta—, 1.160 predios afectados —incluida la sede de la cadena Caracol—. Una hora y media más tarde, al arribar al sitio donde la bomba hizo estragos, el Jefe de Estado se dirigió al país: “Este es un atentado terrorista aleve, que lo que busca es que reine el terror en Bogotá y en el país. Pero no nos vamos a amilanar”.

En cuestión de horas la noticia le había dado la vuelta al mundo. Cadenas internacionales como CNN registraban las imágenes de los edificios deteriorados, los vidrios sobre el asfalto, el temor en los rostros de quienes se atrevieron a asomarse o, incluso, se animaron a acercarse. Aunque se desconoce el censo de víctimas, el alcalde Samuel Moreno y el director de Acción Social, Diego Molano, anunciaron que se otorgará una ayuda de dos salarios mínimos para reparar los daños provocados en sus viviendas. En caso de no ser suficiente, podrán acceder a préstamos de bajos intereses con Bancóldex para las reconstrucciones.

Santos prometió que “la seguridad democrática no va a bajar la guardia un solo milímetro”, mientas su gabinete hacía eco a sus palabras. “Lo que buscan los terroristas es ejercer una presión ciudadana para que bajemos la guardia, pero no lo vamos a hacer”, anotó Rodrigo Rivera, jefe de la cartera de Defensa. El primero en llegar al punto donde la bomba estalló fue otro de los ministros, Germán Vargas Lleras, seguido por el comandante de las Fuerzas Militares, almirante Édgar Cely, quien hizo “un llamado a la sociedad para que retorne a la normalidad y continúe apoyando a las instituciones legítimas del Estado”. El director de la Policía, general Óscar Naranjo, también se hizo presente allí para empezar a coordinar las indagaciones.

Este viernes y durante todo el fin de semana Bogotá estará sometida a un “plan candado”. La presencia de la Fuerza Pública será notoria en las calles de la ciudad y puestos de control fueron ubicados en sus entradas y salidas. Ésa y que no se ofrecerán recompensas por información relacionada con el atentado fueron las primeras medidas en materia de seguridad establecidas por las autoridades para lidiar con estos dramáticos acontecimientos. “Los terroristas no se van a salir con la suya —dijo el alcalde Samuel Moreno—. Garantizaremos el buen curso de la investigación. Los violentos no nos van a doblegar y mucho menos van a silenciar a la prensa”. El fiscal general (e), Guillermo Mendoza, compartió la orilla del burgomaestre. El ataque fue, sin duda, “un acto de intimidación contra los medios de comunicación”.