Medicina 3D

Robots, odontología  con tecnología blue ray y pruebas de visión con gafas de realidad virtual prometen agilizar los procedimientos y transformar la relación médico-paciente.

Hace algunos años, hablar de robots en las salas de cirugía, de intervenciones quirúrgicas a distancia a través de internet o de exámenes en tercera dimensión que detectaran con mayor precisión pequeñas lesiones, sonaba a ciencia ficción. Sin embargo, la tecnología médica ha evolucionado a toda velocidad y lo que en el pasado parecía imposible, hoy está revolucionando los tratamientos y procedimientos en consultorios y hospitales.

Durante la doceava versión del BDigital Global Congress, que se celebró en Barcelona, los médicos convocados para reflexionar en torno al desarrollo de nuevas tecnologías al servicio de la salud coincidieron en la importancia de promover el uso de simuladores virtuales que permitan, por ejemplo, diseñar un implante y representar, de acuerdo con la historia clínica del paciente, cuál sería la reacción del organismo y así evitar que lo rechace.

También se refirieron al prototipo de software que desarrolló IBM, el cual permite a los doctores examinar el cuerpo de sus pacientes en tercera dimensión. La idea es que con tan sólo dar un clic en algún órgano, músculo o articulación, aparezca en el computador qué tipo de dolencias presenta la persona en esa área.

En varios artículos el cirujano Juan Carlos Góngora, del Instituto de Ciencias de la Salud de Medellín, se ha referido a este tipo de innovaciones que están transformando la medicina del siglo XXI. “Ahora un residente de cirugía puede navegar por el tracto gastrointestinal, ver una úlcera, sentirla, hacer una biopsia virtual, predecir qué ocurriría con el tratamiento e incluso realizar la cirugía a su paciente cuantas veces lo desee antes de llevarlo al quirófano”.

Estos sorprendentes avances, fruto de la implementación de la realidad virtual y la simulación, permitirán, según el doctor Góngora, que los diagnósticos sean más precisos, los procedimientos más rápidos y menos invasivos y la precisión de los médicos mucho mayor. El doctor Roberto Esguerra, director de la Fundación Santa Fe, advierte que aunque la tecnología 3D ya se venía utilizando hace varios años en imágenes diagnósticas, ahora tendrá más aplicaciones en otros campos.

Por ejemplo, “la robótica permite hoy cosas impensables hace unos años, como que un paciente sea operado por un cirujano que se encuentra en otro continente o que a través de un robot un especialista en cuidado intensivo pueda examinar a alguien que está a miles de kilómetros de distancia. Estos apasionantes progresos benefician a la humanidad y permitirán continuar explorando el cuerpo humano de manera fantástica”.

Expertos como Jesper Tegner, director de la unidad de medicina computacional del Karolinska Institute, en Suecia, creen que además de estos avances tecnológicos estamos llegando a una época en la que las redes sociales propician una comunicación fluida entre quienes padecen la misma enfermedad y esto hay que aprovecharlo, al igual que la proliferación de información en internet.

Tegner incluso vaticina que estos hechos transformarán radicalmente la relación médico-paciente. “Los doctores nos convertiremos en una especie de consejeros, porque los pacientes habrán hecho una búsqueda por internet sobre su problema de salud antes de acudir al consultorio”. Por eso uno de nuestro mayores retos, advierte, es formar a las personas y brindarles herramientas que les permitan distinguir la información veraz que se encuentra en la red.

Finalmente, Tegner destaca la necesidad de fomentar el uso de las redes sociales entre los pacientes para propiciar el intercambio de información y de experiencias relacionadas con las enfermedades que padecen, pues “esto los reconforta, los anima a ser proactivos y a luchar por mejorar su condición de salud”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El adiós del VW Beetle: un pequeño grande