Troncal porla 7ª, una caricaturade TM

Estamos a punto de ensayar una caricatura del Transmilenio.

La “troncal ligera” que la administración inventó como solución de movilidad para la carrera 7ª, significa botar a la caneca $9.400 millones que costaron en el año 2006 los estudios y diseños de una troncal con los componentes que todos conocemos.

A 15 días de adjudicar el contrato por $85 mil millones, los supuestos técnicos de tamaña decisión son cuestionables. Atendería sólo 11.000 de los 20.000 pasajeros hora/sentido calculados en los estudios originales; y dejaría botados en la calle, cada hora, 19 mil de los 30 mil pasajeros que desembarcarán en la calle 32 una vez entre en operación la troncal de la 10ª.

Además, se cometerá el adefesio de partir la 7ª en tres modos distintos de movilidad: hasta la calle 72 un Transmilenio “ligero”; y de allí hasta la 170 una mezcla de biarticulados con carril preferencial y buses de transporte tradicional. Se perderá una oportunidad de renovación urbana y de recuperación de espacio público en esta zona de la ciudad.

La obsesión por el metro no alcanza para explicar este despropósito. La administración está a tiempo de suspender la licitación y retomar los estudios y diseños originales. Se evitaría un detrimento patrimonial y se tomaría una decisión técnica y socialmente sensata.

* Concejal del Partido Verde

últimas noticias

Congresistas, estén a la altura

La leche en polvo y la píldora

Nicaragua, 39 años después

La pregunta por la verdad