¿Guiño de Santos a Sandra Morelli?

El Primer Mandatario les dijo a los conservadores que sería bueno tener a una mujer en el control fiscal del Estado.

Este martes, durante la reunión en la Casa de Nariño entre el presidente Juan Manuel Santos y la bancada del Partido Conservador, el representante a la Cámara Telésforo Pedraza le lanzó al Primer Mandatario una pregunta que por estos días ronda en la cabeza de todos los legisladores: si tenía candidato o qué pensaba de cara a la elección del nuevo Contralor General de la República, proceso que debe surtirse antes de este jueves en sesión plena del Congreso de la República.

Y según reveló un congresista presente en la reunión —quien pidió el anonimato—, sin mencionar nombres propios la respuesta del Jefe de Estado dio señales claras de sus preferencias. Palabras más, palabras menos, dijo que dicha elección es del fuero del Legislativo, pero que sería bueno tener a una mujer al frente del control fiscal de la administración pública. Blanco es, gallina lo pone: la única mujer en la terna para escoger al nuevo contralor es Sandra Morelli, nominada por el Consejo de Estado y conocida por Santos desde cuando trabajaron juntos en la Federación de Cafeteros.

Aunque en los mentideros políticos se considera normal que un presidente haga guiños cuando se trata de la elección de contralor, defensor del pueblo e incluso procurador general, hay quienes creen que ello implica una interferencia del Ejecutivo en una gestión del Legislativo y, en este caso, un dilema ético, pues Santos estaría tratando de influir en los congresistas para que elijan a su amiga y ex compañera, quien a su vez será la encargada de vigilar el manejo de los dineros públicos en los cuatro años de su gobierno.

En diálogo con El Espectador, el abogado Alberto Rojas —nominado por la Corte Constitucional en la terna a la Contraloría— reconoció que todos los días le hablan del tal “guiño” y que recientemente le contaron que el presidente Santos también le habría dicho a la bancada del Partido de la U que no tenía candidato, pero que Morelli era su amiga y que la conocía muy bien.

“No creo que el Presidente esté haciendo guiños. Él ha hablado de la separación de poderes y le creo. Pero si eso fuera cierto, debo reafirmar que creo en la independencia del Congreso, más aún teniendo en cuenta que la Contraloría es una especie de tercer ojo de senadores y representantes en su labor de control político”, señaló Rojas. Lo cierto es que ya hay quienes hablan de que lo de la elección del nuevo contralor es una terna de uno o, mejor, de una.