La oficina en casa

Empresas como Telefónica y Avianca optaron por esta alternativa para mejorar la productividad y darles a sus empleados una mejor calidad de vida.

Cada semana los empleados de Telefónica pueden escoger ocho horas durante las cuales van a desempeñar sus funciones, tareas y obligaciones desde la casa. Algunos deciden tomarse un día y otros prefieren fraccionar el tiempo. Lo cierto es que todos tienen la oportunidad de experimentar los beneficios del teletrabajo. Al comienzo la idea sonó algo extraña y los más inquietos temían no poder concentrarse y ceder ante la tentación de echarse un rato en el sofá a ver televisión, a comer o simplemente a tomar una siesta.

Sin embargo, la experiencia resultó todo un éxito y con el tiempo los niveles de estrés empezaron a bajar y la productividad de la empresa a subir. Además, la felicidad era generalizada porque en la medida en que cumplieran sus deberes más pronto podían aprovechar el tiempo libre con su familia o haciendo su actividad favorita e, incluso, hubo muchos que se liberaron de la preocupación del pico y placa.

Juan Carlos Álvarez, vicepresidente de Gestión de Talento Directivo de Telefónica, confiesa que la idea surgió por la necesidad que percibieron de brindarles a sus empleados una mejor calidad de vida. Aunque al comienzo no fue fácil, ni siquiera para los jefes que debían acostumbrarse a no tener a sus subalternos ocho horas del día a su lado para cualquier cosa que necesitaran, “las capacitaciones que realizamos sirvieron mucho. La gente aprendió que debía destinar un lugar para trabajar en el que no tuviera distracciones y que tenía que cumplir un horario, así no estuviera en la oficina”.

En Avianca se realizó el mismo experimento, aunque de una manera más limitada. “La idea es que el otro año ya haya empleados trabajando tiempo completo desde sus casas”, explica Natalia Barajas, gerente de proyectos de la compañía. Sin embargo, agrega, por ahora el teletrabajo está siendo utilizado por quienes tienen algún tipo de eventualidad y no puedan ir a la oficina, pero deben cumplir sus responsabilidades, o en caso de que durante las vacaciones o la licencia de maternidad tengan que atender alguna obligación laboral.

El procedimiento es muy sencillo. Compañías como Citrix se encargan de instalar un sistema que combina tecnologías de virtualización, trabajo en red y computación en nube de tal forma que es posible ingresar a todos los programas y archivos que se tienen en la oficina desde cualquier computador. Simplemente hay que entrar a una dirección web e introducir una clave.

El único inconveniente es que como ahora los escritorios son virtuales, la persona no puede archivar en el PC de su oficina documentos, música, videos o fotos. “Todos los datos, asegura Barajas, están en la red y se deben remitir estrictamente a los asuntos laborales para no congestionarla”.

Los resultados de esta nueva modalidad de trabajo han sido tan positivos, que más de 230 mil organizaciones en el mundo están optando por esta alternativa, que a cambio de disciplina, capacidad de concentración y eficiencia permite gozar de una mayor cantidad de tiempo libre y una vida más tranquila, relajada y saludable.