Los retos de estar bajo el océano

Uno de los camarógrafos que participó en el rodaje de Océanos fue el francés Jean François Barthod, quien, con cámaras de alta definición en soportes hidrodinámicos, capturó las imágenes más bellas alrededor del mundo. Barthod habló con <strong>El Espectador</strong> desde París.

¿Cómo fue la experiencia de grabar ‘Océanos’?

Fue bastante buena, de ésas que son únicas en tu vida. Con Jacques Perrin, el director de fotografía, fue algo verdaderamente maravilloso y con Jacques Cluzaud, una aventura fantástica. Es magnífico estar ahí por tanto tiempo, que respondan las preguntas que tienes acerca del filme. Ellos fueron muy flexibles, si proponías tomas, las podías hacer. Con un buen trabajo te acercabas a ese infinito número de especies, como si fuera un sueño. Yo creo que varias personas se preguntarán cómo habrá sido posible lograr esas capturas del planeta.

¿Cuál fue la mayor complicación?

Para mí, fue lograr el contacto con el tiburón peregrino porque fuimos especialmente a grabarlos y cuando llegamos no había ninguno. Los buscamos durante dos semanas, decidimos partir hacia unas islas, donde sí estaban, pero las tomas que lográbamos no eran tan buenas. Aguardamos cinco días más. Nos sumergimos alrededor de seis horas y finalmente dos tiburones muy grandes fueron directamente hacia mí, se acercaron justamente al frente mío e hice una toma en una sola secuencia.

¿Cuál es su parte favorita del documental?

Es muy difícil elegir, yo amo profundamente todo lo que se hizo. Cuando las personas lo vean, solamente deben sentarse en las sillas del cinema para adentrarse en las profundidades desde diferentes ángulos, es un sueño sobre la naturaleza, algo de verdad poético. Se trató de expresar en imágenes el océano absoluto.

 

últimas noticias

BMW actualiza la serie F

El carro que busca competir con las aerolíneas

Las preferencias de los colombianos al viajar

Un laboratorio de innovación para los viajeros