Inter, rey de América

Los de Porto Alegre conquistaron su segunda corona continental. La primera fue en 2006.

Solamente en dos ediciones, las de 2006 y 2010, la Copa Libertadores de América se suspendió. En ambas, el campeón fue el Internacional de Porto Alegre. Anoche, ante 60 mil torcedores vestidos de rojo, el conjunto gaucho refrendó la superioridad que había mostrado hace ocho días cuando le ganó al Chivas mexicano en Guadalajara, y se impuso 3-2, para conquistar el torneo más importante de clubes del continente por segunda vez.

Y eso que tanto en la ida como en la vuelta el Inter comenzó perdiendo con goles en los minutos finales de los primeros tiempos. Pero con fútbol y temperamento, en los dos juegos se supo levantar para darle vuelta al marcador.

Ni siquiera una fuerte trifulca, que se presentó al final del encuentro entre los jugadores de Chivas y algunos suplentes y auxiliares de los locales, empañó la celebración en Porto Alegre, una ciudad dividida por sus dos grandes clubes, el Gremio y el Inter, que jugará en diciembre próximo el Mundial de Clubes en representación de la Confederación Suramericana de Fútbol.

Pero antes de comenzar a celebrar, los hinchas colorados tuvieron que sufrir, pues aunque su equipo dominó toda la primera mitad, Chivas se fue al vestuario con la ventaja, gracias a un golazo de Marco Fabián, con el que se igualaba la serie, pues en la final el gol de visitante no valía doble.

En el complemento, sin embargo, el Inter hizo valer su condición de local y se montó en el partido. Hasta que a los 61 minutos Rafael Sobis anticipó al arquero mexicano y con un puntazo mandó el balón al fondo de la red.

El rebaño sagrado no se recuperó de ese golpe y vio cómo minutos después Leandro Damião puso el 2-1, que le dio tranquilidad a los brasileños.

Pero la fiesta comenzó oficialmente con el tercero, un tanto de fantasía de Giuliano, el máximo artillero de los campeones, quien eludió a tres rivales y tocó la pelota por encima ante la salida del arquero. Ómar Bravo descontó para Chivas, a los 92 minutos, pero ya no había tiempo para un milagro. Apenas el balón regresó al centro del campo para la reanudación, el árbitro colombiano Óscar Julián Ruiz levantó los brazos y decretó el final del juego. Inter es el nuevo rey de América.

 

últimas noticias