Dormir para pensar

El REM comienza una hora después de que la persona esté dormida.

Es el momento en que los sueños son más vívidos y se llama así por el rápido movimiento de los ojos de quien está dormido. Un grupo de investigación de la Universidad de California en San Diego, liderados por la psiquiatra Sara C. Mednick, descubrieron que este momento del sueño puede ayudar a mejorar la memoria e incrementar la creatividad.

El estudio consistió en enfrentar a un grupo de voluntarios  con varias pruebas de analogía de palabras. Los participantes debían escoger el elemento común de un conjunto de objetos. Por ejemplo, si la pregunta era: “papas: salado, chocolate, ellos tendrían que responder: dulce.

Después de la primera ronda de preguntas cada persona tuvo 90 minutos para descansar. Algunos durmieron hasta alcanzar el sueño REM, otros descansaron, pero no llegaron al REM, y unos sólo se recostaron mientras permanecían despiertos.

Al despertar tomaron una nueva prueba del mismo estilo, donde las palabras que debían relacionar eran menos obvias. Los resultados hablaron por sí mismos: quienes habían tenido sueño REM mejoraron su desempeño en un  40%, mientras los demás no presentaron ningún progreso representativo.

Según Daniel Schacter, psiquiatra de la Universidad de Harvard, el sueño profundo también tiene efectos positivos. Schacter, quien hizo un estudio aparte, explicó para National Geographic que el sueño profundo mejora la memoria y por lo tanto influye en que las personas imaginen y planifiquen mejor su futuro.

Temas relacionados