La senadora Claudia López explica en El Espectador los siete mandatos de la consulta y qué se necesita para que sea de cumplimiento obligatorio para el Estado.

hace 1 mes

Santos contra el poder regional

Los congresistas del Caribe critican que argumentando corrupción regional se cambie el manejo de las regalías.

Con la radicación este lunes en el Congreso de la República del Proyecto de Ordenamiento Territorial (POT) y el anuncio de que en próximos días se presentará la reforma a la Ley de Regalías, se da inicio a un duro pulso entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el poder regional, aquellas fuerzas políticas, económicas o electorales más allá de Bogotá —privadas y públicas— que manejan sus propios intereses y tienen capacidad de influencia sobre quienes toman las decisiones en el nivel central.

El presidente Juan Manuel Santos dice que se trata de “hacer más eficaz, transparente y bien distribuido el gasto regional”, y el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, asegura que con la iniciativa que se presenta este lunes lo que se busca es el “desarrollo de las regiones en contra del viejo esquema centralista”. No obstante, para algunos congresistas de la Costa Caribe se trata de un “saludo a la bandera” donde se les quita autonomía a sus departamentos.

En palabras del Ministro, el POT persigue que las regalías beneficien equitativamente a todas las regiones del país y no sólo a unos cuantos municipios, acabando así con la desigualdad y la inequidad. Además, se plantea la creación de un Fondo de Compensación Territorial que impulse la inversión para proyectos de impacto regional que acaben con el atraso y la pobreza del país.

El desacuerdo de legisladores como el senador del Atlántico José David Name consiste en que la iniciativa del Ejecutivo no corresponde a lo planteado por el equipo de profesionales especializados de la Región Caribe. “No existe autonomía política, además se crean otras regiones como la Andina y la de Antioquia, que no están tan deprimidas como la del Caribe y la Pacífica”, dice.

Pero ese no es su único reparo. Según el congresista, la estrategia del Gobierno con el anunciado Fondo de Compensación Territorial es a ganar con cara y sello. Name explicó que dicho Fondo se financiará con los recursos provenientes de regalías y compensaciones en los términos, condiciones y criterios definidos por la Constitución Política. Es decir, que si los congresistas quieren que sus regiones se vean beneficiadas, necesariamente tienen que aprobar también la reforma a la Ley de Regalías. “Lo hicieron así para que nosotros apoyáramos la reforma, o si no la ley de Ordenamiento Territorial no sirve porque no tendría de dónde nutrirse. Nos obligan a aprobar una ley en favor de otra”.

El senador critica que el Gobierno quiera manejar esos recursos desde Bogotá con la excusa de que la corrupción es de las regiones y “utilizar esos dineros que son de los departamentos productores para hacer obras en todo el país”. “Estemos alerta. De lo contrario, el futuro de la Costa Caribe y en particular de La Guajira, Córdoba, Cesar y Sucre, y de otras regiones del país, será peor”, advirtió Name.

Otro crítico del proyecto  gubernamental es el también senador del Atlántico y de la Comisión Cuarta (de presupuesto) Efraín Cepeda. Para quien, el dinero que le planea dar el Ejecutivo a su región será insuficiente. “Ocho departamentos (los del Caribe) representan el 21% del país y las necesidades básicas no bajan del 28%. De manera que las cifras que maneja el Ministro de un 16% de participación en el Fondo de Compensación no son las reales para la región Caribe”.

Desde la oposición, el senador del Polo Democrático Jorge Robledo, les pidió a los alcaldes, gobernadores y ciudadanos que no se dejen arrebatar el manejo de los recursos provenientes de las regalías, como ocurrió en 2001 y 2007 con los de las transferencias territoriales. “Para justificar que se centralice en el Gobierno nacional el manejo de las regalías, se ha venido orquestando una campaña conducente a dar la idea de que sólo en municipios y departamentos se roban los dineros. En las instancias nacionales también se pierde la plata”, sostuvo.

Con otro punto de vista reaccionó el senador del Partido Liberal de Norte de Santander Juan Fernando Cristo, quien en principio considera oportuno abrir el debate porque los desequilibrios entre las regiones, desde lo económico y social son muy grandes. El pulso está planteado. El escenario: el Congreso de la República. Los rivales: el gobierno del presidente Santos y el poder regional. ¿Se acabó la luna de miel?