"Mis enemigos son el ego y la impaciencia": Jorge Hernán Peláez

Charla con el director de contenidos del programa 'La Hora del Regreso', de la W Radio.

¿Qué representa ser el hijo de uno de los maestros de la radio, Hernán Peláez Restrepo?

Un privilegio que implica mucha responsabilidad. También las enseñanzas de la vida por fuera de la radio y del periodismo han sido impresionantes.

¿Qué tiene Peláez hijo de Peláez papá?

Creo que coincidimos en los gustos por el fútbol, la música y el humor fino.

¿Cómo un matemático se volvió periodista?

Un matemático tiene la opción de volverse cualquier cosa, desde técnico de Santa Fe, como Néstor Otero, hasta candidato presidencial, como Mockus o Fajardo.

¿Cuál es su número de la suerte?

Todos los números son iguales. Suena aburrido, pero es una característica del ser humano ordenar las cosas.

¿Qué es lo bueno de trabajar en la W Radio?

El alto nivel de exigencia. Es una escuela por la que todo periodista debería pasar.

¿Y lo malo?

No haberlo hecho mucho antes.

¿Una embarrada al aire?

Con Juan Gossaín hablando de la Universidad de Kentucky confundí a los oyentes al mencionar en la nota a la compañía de comidas rápidas Kentucky Fried Chicken. Todavía me acuerdo del regaño.

¿Qué le dejó su paso por el desaparecido programa radial de RCN ‘El Cocuyo’?

Aprendí de Guillermo Díaz Salamanca que existe la posibilidad de no tomarse en serio nada, ni siquiera la vida.

¿Un buen funcionario público?

Cristhian Lizcano, director de la Comisión de Regulación de Comunicaciones, fue capaz de señalar al gigante Comcel como operador de posición dominante y obligarlo a bajar tarifas.

¿Y uno malo?

Hay demasiados, pero el ex ministro de Transporte Andrés Gallego está fuera de concurso.

¿Quién es el más lagarto?

Veo cada rato enfrente de mi cabina llegar a Roy Barreras y a Armando Benedetti al programa Hora 20 y ya no estoy tan seguro de que sea porque los invitan. Se podría decir que hay empate entre ambos.

¿La mujer más linda de este país?

Mi hija, Sofía.

¿Por qué hincha de Millonarios?

Siempre me gustó la forma de tapar de Pedro Vivalda, y la forma de correr de Barberón e Iguarán.

¿De dónde resultó músico?

Heredé el gusto por la música de mis padres: mi mamá, pianista, y mi papá enfermo por los boleros y por la Sonora Matancera.

¿Su ídolo?

Hernán Peláez Restrepo.

¿Quién manda en la casa?

Mi hija, Sofía.

¿Un libro?

La Broma, de Milan Kundera.

Un sitio para disfrutar.

El Twitter, lo descubrí hace poco y es maravilloso, a propósito me pueden seguir en @jhpelaez.

¿Un enemigo?

La impaciencia y el ego.

¿Qué es lo bueno de ‘La Hora del Regreso’?

Tratamos de acompañar a un oyente que sale cansado del trabajo y con preocupaciones, así como ser compañía para la gente.

¿Cómo ve el país?

Mejor, porque va a tener que enfrentar una serie de verdades que no quiso enfrentar en ocho años.

Un refrán.

“El que lo dice lo es”, de la Chilindrina.

Lo mejor de su vida.

Llevar a mis dos hijos mellizos al cine y a la tienda de dulces.

¿Qué es hacer periodismo?

Como Descartes, dudar de todo, preguntar, averiguar, desconfiar... es vivir en el escepticismo.

¿El secreto de su éxito?

Hasta ahora no lo he alcanzado, y si lo alcanzo creo que la fórmula es seguir creyendo que no.

últimas noticias

Alejandro Aguirre: el otro perfil de Colombia

El tono mundial de Sebastián Yatra

Carlos Torres, el nuevo “rey del flow”