Conductor ebrio, a la cárcel

Fiscalía le imputó el cargo de homicidio doloso.

Mientras Daniel Klug continúa en estado crítico, tras las heridas sufridas como consecuencia de un accidente de tránsito ocasionado por un hombre en estado de embriaguez, para quien la ciudadanía reclama que sea puesto en prisión, el director nacional de Fiscalías, Germán Encizo, solicitó al juez que lleva el caso cambiar el delito que se le imputa al agresor, con el fin de que éste pueda ser recluido en una cárcel.

La decisión fue adoptada luego de que Fernando Abello, abogado y contratista del Distrito, causara la muerte de una mujer de 53 años y heridas a cinco personas más al chocar su carro contra una motocicleta de Policía que atendía un choque en la Autopista Norte de Bogotá. Abello fue inicialmente cobijado con el beneficio de casa por cárcel y sindicado de homicidio culposo, hecho que generó una airada reacción del Alcalde Mayor, concejales, congresistas y líderes ciudadanos, debido a que sospechaban que hubiese alguna protección hacia él por tratarse de un profesional. En los casos de accidentes de tránsito una reciente reforma estableció que las penas pasan de cuatro años de cárcel (lo que permitía la libertad condicional de los responsables) a 27, hecho que obligaría a la reclusión de Abello.

Encizo insistirá en que en el aso del accidente, al norte de Bogotá, lo que hubo no fue un delito culposo, sino doloso.

En la madrugada del sábado pasado, Daniel Klugd, de 17 años, fue golpeado por una moto de la Policía a causa del fuerte choque del abogado Fernando Abello, quien conducía a alta velocidad, no respetó las señales de tránsito de la Policía y se encontraba en estado de embriaguez.

Daniel, quien aún permanece en cuidados intensivos, llegó a la Clínica del Country con trauma craneoencefálico y fracturas en la cadera. Ahora se encuentra en estado de recuperación después de una cirugía que le practicaron por fractura de pelvis.

La clínica informó que Daniel muestra signos de mejoría y que su pronóstico es favorable.

De otra parte, continúa el drama del niño de cinco años Jorge Andrés Pulido, a quien este martes le amputaron un dedo más del pie (ya van tres) como consecuencia del accidente sufrido el 12 de agosto en una escalera eléctrica de la plazoleta de comidas del centro comercial Unicentro, en la que su extremidad quedó atrapada.

Aunque Jorge se encuentra en recuperación luego de su tercera cirugía, que fue este martes, su padre asegura que todavía no está fuera de peligro. En los próximos cuatro días se definirá la situación del niño, quien ya es consiente de su pérdida. Se espera una cuarta cirugía reconstructiva y varias terapias para su recuperación.