José C. Hernández, el abogado de los ‘chuzadores’

Malestar en la Comisión de Reparación tras saberse que un contratista suyo defendía a Fernando Tabares y Jorge Alberto Lagos.

Una curiosa paradoja causó una honda polémica en los últimos días en la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR). El protagonista de la controversia es José Celestino Hernández Rueda, un curtido abogado, ex fiscal de la Unidad Anticorrupción y contratista de la CNRR que terminó asesorando legalmente a los capitanes (r) de la Armada Fernando Tabares y Jorge Alberto Lagos, ex directores de inteligencia y contrainteligencia del DAS y hoy en vía de convertirse en testigos estelares en el caso del bochornoso episodio de espionaje y ‘chuzadas’ del organismo.

En junio de este año, en audiencia pública en los juzgados de Paloquemao, la Fiscalía les imputó cargos a Tabares y Lagos y a otros tres ex funcionarios del DAS por este escándalo. El Espectador, en su edición del pasado 1° de agosto, publicó un extenso reportaje sobre cómo un enlace del DAS infiltró la Corte Suprema de Justicia. El artículo estaba acompañado por una fotografía en la que aparece el litigante Hernández Rueda en medio de los procesados capitanes en retiro. Por lo menos hasta el 13 de julio el abogado representó legalmente a Fernando Tabares. Así consta en el interrogatorio que le respondió Tabares a la Fiscalía, en busca de beneficios procesales y convertirse en testigo de cargos.

Súbitamente, el abogado Hernández Rueda renunció a su poder. Ahora viene a saberse que el defensor es contratista de la CNRR, donde cayó muy mal que hubiera asesorado a dos de los señalados cerebros de las ‘chuzadas’, a sabiendas de que la CNRR y en especial su directiva Ana Teresa Bernal fueron ‘blancos’ del espionaje del DAS. Fuentes del organismo consultadas confirmaron que esta molestia hizo que el litigante Hernández Rueda se apartara del expediente de las ‘chuzadas’.

La propia Ana Teresa Bernal, en diálogo con este diario, lo puso en la siguiente perspectiva: “Hubo personas dentro de la CNRR que hicieron ciertas consideraciones y reparos sobre el tema. Todo el mundo tiene derecho a ser defendido y contar con un defensor, pero hay contextos”. El Espectador intentó comunicarse con el abogado, pero en la CNRR informaron que su teléfono celular estaba averiado. Al cierre de esta edición no había sido posible comunicarse con él. Hernández encarnó la curiosa paradoja de defender a los señalados ‘chuzadores’ y, paralelamente, los intereses de la CNRR, entidad que lidera Ana Teresa Bernal, blanco de blancos del DAS por su relación con la ONG Redepaz, espiada de cabo a rabo. 

Temas relacionados