Condenan a dos cómplices de Orlando Pelayo

Por el crimen del pequeño Luis Santiago, de 11 meses, la justicia condenó a los cómplices del parricida.

Por el secuestro y posterior homicidio de Luis Santiago Pelayo, un bebé de apenas 11 meses de edad, que fue raptado por orden de su padre Orlando Pelayo el 24 de septiembre de 2008, el juez primero penal del Circuito de Ubaté (Cundinamarca) condenó a 45 años de prisión a Jorge Orlando Ovalle y Martha Lucía Garzón Muñoz, cómplices del parricida.

Estas personas fueron encontradas responsables de los delitos de secuestro simple agravado y homicidio doloso agravado, en relación con el secuestro de la mamá del bebé, Clara Ivonne Lozano, y el asesinato del pequeño. Pero tanto Ovalle como Garzón ya habían sido condenados por el secuestro de Luis Santiago a 37 años de prisión. Pese a que las dos sentencias suman 82 años, no purgarán más de 60 años, que es la máxima condena que contempla la ley colombiana. De hecho, la Corte Suprema de Justicia sentenció al propio Pelayo a una pena de 58 años de cárcel.

Martha Lucía Garzón Muñoz, quien al parecer era la compañera sentimental de Pelayo cuando el bebé fue asesinado, pagó en el pasado una condena de 82 meses de prisión por el delito de narcotráfico. Al conocer el alcance de las nuevas condenas, el abogado Miguel Hernández, representante legal de la madre de Luis Santiago, se declaró satisfecho.

El secuestro del bebé fue llevado a cabo por Garzón y Ovalle el 24 de septiembre de 2008 por orden del padre del menor, Orlando Pelayo. El cuerpo del pequeño fue hallado seis días después en una bolsa de lona blanca, en una vereda entre los municipios de Chía y Tabio, Cundinamarca. El crimen causó estupor nacional y pronto vinieron las medidas judiciales.