Otro caso para lamentar en colegio de Bogotá

El asesinato de una estudiante a manos de otra joven, en Usme, prendió las alarmas.

No acaba la localidad de Usme de reponerse de la noticia, conocida el pasado martes, de cuatro estudiantes violadas a orillas del río Tunjuelito, cuando un nuevo suceso que involucra a menores de edad vuelve a conmocionar a la comunidad: una joven asesinó a cuchilladas a otra en el barrio La Marichuela de ese sector, al sur de la ciudad.

Carol Jineth Celis García cursaba 9º en la jornada de la mañana del colegio distrital Miguel de Cervantes Saavedra. Tenía 16 años. La historia cuenta que el pasado miércoles, a las 6:30 p.m., llegó a las puertas de la institución para verse con unas amigas y allí fue abordada por una muchacha llamada Paola, con quien se había peleado a golpes el día anterior, al parecer por un novio.

“Hoy sí nos vamos a dar, pero con cuchillo”, le dijo a Carol Jineth la agresora, con quien se citó en seguida en el parque de la zona, ubicado en la parte de atrás de la iglesia Cristo de la Paz. En menos de cinco minutos, la menor cayó herida de muerte en el pecho y en la espalda. Paola, cuya edad no ha podido ser establecida por las autoridades y de quien se dice se encuentra desescolarizada, huyó de la escena y es buscada intensamente.

El hecho volvió a prender las alarmas sobre el problema de violencia escolar que padece la capital. Aunque este es de lejos uno de los hechos de violencia más graves registrados este año en la comunidad escolar capitalina, hay otros para mostrar que dan cuenta de la situación: en junio pasado, una confrontación verbal entre dos alumnos en el colegio distrital Rafael Uribe Uribe, localidad de Tunjuelito, terminó en una riña que dejó a un estudiante de 16 años gravemente herido por arma cortopunzante. Un episodio que en lo que va corrido de 2010 se ha presentado igual en cinco instituciones de Bogotá, según información de la Secretaría de Educación del Distrito.

Entre las medidas propuestas está el recientemente aprobado proyecto ‘Caminos seguros’, de autoría de la concejal Marta Ordóñez, que busca implementar un paquete de acciones para reducir riesgos de violencia en los 370 colegios públicos que funcionan en 720 sedes con 1’025.000 alumnos.

Al respecto, el secretario de Educación, Carlos Herrera, reconoció que los problemas de convivencia obedecen, entre otros aspectos, “a una compleja situación social en la que hay crecientes amenazas por microtráfico de drogas y redes sociales en internet, de las cuales los jóvenes hacen mayor uso”.