Santos busca un revolcón cafetero

Durante el cumpleaños número 50 de la marca Juan Valdez, el mandatario presentó su plan quinquenal para dinamizar el sector.

Conchita, la mula más famosa del mundo, no quiso perderse la celebración de los 50 años de un triunfo que también es suyo: la marca Juan Valdez.

Frente a la entrada de una de las tiendas, acompañada de los hombres más importantes en su vida (Carlos Sánchez, quien representó al cafetero más popular del mundo por 37 años, y Carlos Castañeda, su álter ego actual), fue la modelo preferida de las cámaras.

Pero ella no era el personaje principal de las imágenes. Los lentes buscaban incansablemente al presidente Juan Manuel Santos, quien aprovechó la celebración para lanzar su Acuerdo por la Prosperidad Cafetera para el quinquenio 2010-2015, con el cual pretende no sólo aumentar la producción sino formalizar la caficultura colombiana.

“Queremos llevar la prosperidad democrática al campo”, dijo el mandatario durante su discurso conmemorativo, en el cual explicó las medidas que permitirán llevar a cabo su plan. La primera de ellas busca aprovechar los elevados precios internacionales del grano (la libra de café se cotizó este jueves a US$2,37) para posicionar al producto como el impulsor del agro nacional.

Para ello, se redoblarán los esfuerzos en programas de renovación y tecnificación de cafetales, se ampliará el área sembrada hasta las 200.000 hectáreas, se fortalecerá el precio mínimo que los caficultores reciben por carga y, por medio de recursos del Ministerio de Agricultura, se apoyará la asistencia técnica y la transferencia tecnológica.

Además, el plan busca crear 240.000 empleos (entre directos e indirectos) al fomentar el establecimiento de fincas de mínimo cinco hectáreas de extensión en las cuales tres hectáreas deberán contar con cultivos de café; también se crearán medidas para formalizar los 300.000 empleos cafeteros actuales, se construirá la Universidad del Café, se le hará mantenimiento a los 127.000 kilómetros de vías terciarias con que cuenta el país y se creará un fondo de estabilización de precios del grano debido a la volatilidad del dólar.

“Ha sido como la roya, nos ha golpeado duro”, dijo Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, y se mostró confiado de que el país cierre el año con una producción total de 10 millones de sacos de café.