Copia en las pruebas de Estado

Se detectaron 1.787 estudiantes con exámenes similares.

Preocupadas por los casos de fraude que se estaban presentando en las pruebas de Estado, las directivas del Icfes tocaron hace unos meses las puertas de la Universidad de los Andes en busca de una solución para detectar con más facilidad a los posibles tramposos y tomar algunas medidas preventivas.

El equipo de matemáticos, conformado por Diego Jara, Álvaro Riascos y Mauricio Romero, aceptó el reto. El primer paso consistió en analizar distintas metodologías estadísticas que se aplican en otras partes del mundo, principalmente Estados Unidos, donde existe una larga tradición en el área, para luego intentar crear un modelo adaptado al caso colombiano.

Los resultados de la investigación Detección de copia en pruebas del Estado ya fueron presentados al Icfes y revelaron que a pesar de las múltiples medidas de control, como mezclar estudiantes de diferentes instituciones en un mismo salón y aplicar formas diferentes del examen, en al menos el 96% de los salones hubo una pareja de alumnos sospechosa de copiarse. Es decir, que unos 1.787 estudiantes tenía al menos dos partes de la prueba idénticas a alguien mas.

“La idea detrás de esto es relativamente sencilla”, explicó Álvaro Riascos, profesor de la Universidad de los Andes a cargo del estudio: “tomamos todos los exámenes de las pruebas de un año específico y luego implementamos en computador un algoritmo que va comparando las respuestas de todas las parejas de estudiantes de todos los salones donde se realizó la prueba. Al final obtenemos un número de coincidencias que se estudian detalladamente”.

En 2009, que fue el año analizado por los investigadores, 530.770 personas se inscribieron para presentar el Examen de Estado ICFES en 32 departamentos y 391 municipios. El programa computacional identificó que 2,94% de las parejas podrían haber hecho fraude. Riascos insiste en que el método matemático no es una demostración de fraude, es sólo una alerta.

El estudio arrojó algunas conclusiones adicionales que resultaron llamativas. Por ejemplo, que en la prueba de inglés es donde más sospechosos de copia se presentaron. Este fenómeno podría explicarse por el hecho de que la prueba de inglés es la que menos controles de seguridad tiene hasta ahora.

Otro de los fenómenos que se observaron es que hacer trampa no es tan buena idea si se tiene en cuenta que se copian muchas respuestas incorrectas. “Es interesante ver que en términos generales los que copian son estudiantes de habilidad mediana. Ni los muy malos ni los muy buenos cometen el fraude. Son los que tienen entre 40 y 50% del examen correcto”, comentaron los matemáticos.

Icfes alerta

Julián Mariño, director de evaluación del Icfes, explicó que la institución viene trabajando en la aplicación de pruebas estadísticas para detectar copia desde hace unos tres años: “Lo que hemos hecho es implementar una serie de estrategias para evitar que esto suceda. Hemos tenido una reducción drástica de la copia”.

Para Mariño, el porcentaje de copia identificado por los matemáticos de los Andes es relativamente bajo y coincide con las observaciones internas. Resaltó que en la última aplicación de la prueba no se detectó ningún caso de copia masiva y no se anuló ninguna prueba.

Pero no son sólo los estudiantes los que ven en la copia una estrategia fácil para ganar puntos en el examen. Los maestros también hacen lo mismo. Como lo reconoció Mariño, en las pruebas de ingreso a carrera docente se ha detectado fraude. En la última aplicación de la prueba, el año pasado, se llegaron a anular alrededor de 500 exámenes sospechosos.

Por lo pronto, el Icfes seguirá trabajando de la mano con los matemáticos para pulir los algoritmos que permiten detectar a los tramposos, así como en las pruebas de seguridad. El próximo 12 de septiembre es la cita del examen del Icfes para los estudiantes de último año y como dice el refrán: soldado avisado no muere en la guerra.f

Temas relacionados
últimas noticias