"Es más divertido hacer de mala"

Patricia Vásquez es una de las San Miguel, las mujeres que protagonizan la novela ‘Secretos de familia', que se estrena en Caracol.

Cómo terminó suendo una de las mujeres de ‘Secretos de familia'?

Yuly llegó de sorpresa.

¿Por qué le llamó la atención participar en esta historia?

Cuando leí la historia me encantó, porque pasa todo lo que normalmente no sucede en una novela y además muy rápido.

¿Quién es Yuly Lozano?

Una mujer soñadora, que anhela el amor perfecto; trabajadora, luchadora, guerrera, leal, cariñosa, sencilla y ‘frentera'. Vive como siente y actúa impulsivamente.

Yuly es celosa y temperamental. ¿Qué tanto se parece usted a ella?

En que lucho por lo que quiero. Aunque lo que más me gusta de Yuly es que es muy distinta a mí.

¿Qué tiene en cuenta antes de aceptar un papel?

¡Todo! La historia, el personaje, que sea un reto para mí. Trato de elegir cosas nuevas, personajes que se alejen de mi realidad para poder buscar, investigar y crear.

¿Cuánto pesa un apellido como el San Miguel?

Mucho, lo estoy empezando a descubrir. Tiene poder.

¿Qué tal es trabajar al lado de actrices como María Cecilia Botero y Raquel Ércole?

Definitivamente estar al lado de esas grandes mujeres te enseña día a día.

Una actriz colombiana que haya influido en su trabajo.

Hay dos. Mi profesora Victoria Hernández y también Judy Henríquez, quien representó a mi mamá cuando fui Herlinda, en La saga, negocios de familia. La admiro mucho como actriz y como mujer.

¿Cuál es su talón de Aquiles en la actuación?

El talón de Aquiles jamás se revela.

¿Al lado de cuál director le gustaría trabajar?

Woody Allen.

¿Cómo percibe el cine que se está haciendo en Colombia?

Cada día estamos mejor en todo: producción, historias, actores y directores. Colombia tiene mucho talento.

¿Cómo ayuda Patricia Vásquez a que el país sea mejor?

Participando, educando.

Su último sueño hecho realidad.

Mi embarazo, con el bebé que viene en camino.

Lo malo de la belleza.
Creértelo demasiado.

Su mejor recuerdo de Ciudad de México.

México me dio todo. Siempre ha sido una puerta grande que me recibe con profesionalismo gracias a mi trabajo.

El último libro que se antojó de leer.

La isla bajo el mar, de Isabel Allende.

¿Qué le deja haber dedicado tantos años al modelaje?

Mis bases. Ahí empecé a formarme y en esta vida todo suma. El modelaje me enseñó a interpretar de una manera distinta.

¿La actuación le ganó al modelaje y a la presentación?

La actuación es mi pasión, el modelaje fue mi comienzo y la presentación un accidente.

¿Dónde quedó la idea de ser periodista?

En el pasado.

¿Qué lamenta de la televisión que se hace en el país?

Que no le dediquen tiempo, que por estar corriendo y por querer hacer más en poco tiempo, terminemos todos afectados.

¿Qué tan estricta es usted?

Soy exigente, me gustan las cosas bien hechas.

¿Qué tiene de su ascendencia libanesa?

Mi físico, rasgos de mi carácter y me encanta la comida.

¿Sigue practicando yoga y pilates?

Sí, amo el pilates y el yoga, me ayudan a estar bien física y espiritualmente.

¿Le gustan los papeles de mala como el que interpreto en ‘Nadie es eterno'?

Me encantan. Es más divertido ser mala en una novela. Pero en esta oportunidad me salgo de todo eso con Yuly y era justo lo que estaba buscando, hacer algo totalmente diferente.

¿Piensa regresar a México?
Me encantaría, pero mi futuro inmediato es acabar este proyecto y tener mi bebé.

¿Qué viene después de ‘Secretos de familia' para usted?

Ser mamá.

 

últimas noticias

John Tello se toma Expocervezas

Lina Hinestroza ve la vida en Modo Rosa