La inspiración de la gente real

Con su cámara ha capturado los estilos particulares de personas de cientos de ciudades. Ese trabajo fotográfico estará expuesto en la Galería La Cometa.

“A nadie le aburre ver gente, hay veces que se pueden pasar horas eternas viendo en una terraza la gente pasar”. Esto, que era una mera intuición, se convirtió en una verdad para el fotógrafo suizo Yvan Rodic, que después de hacerse a una cámara digital empezó a poner en la red las caras de cientos de personas que iba conociendo durante sus viajes.

El acto desprevenido de compartir con otros, esas formas como había capturado las miradas, los rostros y los looks de las personas de París se convertirían en un ejercicio que lo llevaría a convertirse en uno de los blogueros más visitados, invitado infaltable a los banquetes más privilegiados del mundo de la moda.

La gran apuesta de Yvan Rodic, que por estos días se encuentra en Bogotá de la mano de la revista on-line Exclama para exponer su obra en la galería La Cometa, fue darle un vistazo a la gente real, única en su estilo, pero real.

Lejos de las pasarelas y yendo a ciudades donde incluso algunas importantes marcas de moda ni siquiera han puesto su mirada, Rodic hizo del acto de cruzarse con personas de estilo singular, su arte. “La mayoría de blogs están registrando las semanas de la moda- más representantivas; lo que yo busco con mi blog, Facehunter, es otra cosa, es ir a lugares en donde la gente del mundo de la moda no esperaría llegar. Ir a Moscú, venir a Bogotá y a todas esas ciudades que no son  bien conocidas en  la moda. Mi misión, siento, es viajar y romper los clichés”.

Durante estos tres años de apuntar con su cámara a esos que no parecen seguir al pie de la letra los mandatos de las marcas o de las figuras del cine, Rodic ha percibido que la inspiración al momento de vestirse proviene cada vez de lugares más insospechados. “Antes de la internet el concepto de inspiración era más vertical, unos pocos diseñadores importantes y algunos medios reconocidos daban mandatos de qué era sexy, de buen gusto y a la moda. La internet trajo más confianza en los criterios y gustos personales”, comenta este joven, que desde Estambul a Kuala Lumpur, de París a Nueva York ha caminado calles buscando que alguien con su forma de llevar los zapatos, de combinar un abrigo con un gorro lo conquiste.

Pero en un mundo globalizado en donde pareciera que la moda es un terreno que les  pertenece a unos pocos, ¿ha encontrado Rodic cosas diferentes en los lugares a los que ido? “Es el mundo en el que vivimos, por un lado, cada vez más estamos conectados, en cualquier lugar accedes a la misma producción, pero a la vez, cada lugar al que voy mantiene unos pasados y unos contextos muy diferentes que se reflejan en la ropa, así que creo que cada cultura es una verdadera mezcla. Creo que la juventud sí comparte ese sentimiento y esa necesidad de ser más únicos; hay cosas que compartimos, pero que son expresadas en formas muy diferentes”, explica el joven fotógrafo que recibe insistentes llamadas de algunas revistas como Vogue, que se ven en la necesidad de dejar de mirar las pasarelas y volcar la atención a lo que se cuece entre bares, calles de restaurantes y guetos urbanos. “La industria se ha dado cuenta de que muchas veces la gente se desconecta de esas personas perfectas, que lucen increíbles, pero al fin y al cabo son modelos, las celebridades reciben ropa gratuita y así todo luce muy ficticio. Por el contrario, ver a gente extraordinariamente normal es muy alentador”.

Yvan Rodic estará por las calles de Bogotá y Cartagena capturando con su cámara a esos que tienen sus propias reglas al momento de vestirse. Y casi como si se tratara de una cuestión de feromonas, un prendedor, un blazer de botones dorados, unos calcetines azules, lo llevarán a obturar el botón. Quizás algunos colombianos queden registrados en esa página que inspira a millones en el mundo.

 Para más información: http://www.revistaexclama.com/facehunter/

Temas relacionados