'El jazz en Colombia tiene futuro'

Claudia Ramírez, directora saliente de este evento musical,  asegura que lo recibió en una sala y lo entrega en una ciudad.

¿Qué va a traer de nuevo esta versión del Festival?

Todo es nuevo. Por primera vez en el país estarán Medeski Martin & Wood, los Blind Boys de Alabama, Monty Alexander, Habana Ensamble, Ramón Valle, Atlantico Big Band, Teto Ocampo. También se realizarán conciertos gratuitos y tendremos agenda académica.

¿Qué le dejó el Festival de Jazz?

Amigos muy queridos.

¿Qué va a extrañar?

El agite.

¿Cómo está sonando el talento local?

Suena a Colombia y eso siempre es bueno.

¿Por qué son importantes los festivales?

Para encontrarse con el mundo.

¿Cómo le suena el futuro del jazz en Colombia?

Me suena duro, me suena a mucho, me suena a todo, hay futuro.

¿A cuál artista le gustaría ver en el Festival?

John Zorn.

¿Cuál es el encanto de este género musical?

La libertad.

¿Qué eventos paralelos se tienen programados?

Charlas en la Biblioteca Nacional, un concierto gratuito en Gran Estación, música de Colombia para Bogotá.

¿Cuál es su mayor legado al Festival?

Recibí un evento en una sala, entrego un evento en una ciudad.

¿Qué tan fortalecida está hoy la cultura en Bogotá?

Es fuerte, pero la fortalece la gente, no las instituciones. Se necesita más apoyo por parte de las instituciones.

¿Quiénes tienen el ego más grande, los artistas o los empresarios?

Los artistas, yo soy actriz.

¿Cuál es el talón de Aquiles del Festival de Jazz?

La falta de presupuesto.

 ¿Cómo se hace la selección de los artistas?

Consejo de programación: un grupo de amigos melómanos que quieren cumplir sus sueños.

¿Cuánto espacio ha ganado el jazz en Bogotá?

Tanto espacio como para hacer un concierto gratuito para 5.000 personas.

¿Qué tan libre es el Teatro Libre?

En eso está...

Un lugar en la ciudad para escuchar buena música.

Matik Matik, El Anónimo, las casas de los amigos...

Un sonido.

La gente.

¿Qué tiene una buena fiesta?

Comida rica, buenos tragos, muchos amigos y música.

La regla que siempre rompe.

¿Hay reglas?

Un libro para regalarle al Presidente.

Anatomía de un instante, de Javier Cercas.

El mejor intérprete de jazz.

El que más me gusta, John Lurie.

El primer disco que tuvo.

Fue casete, de Sui Generis. Eso no es nada raro.

¿A qué le suena Bogotá?

Ruido, mucho ruido, ruido de campanas.

¿Cómo va la ciudad en la formación de públicos?

Crece y exige. Creo que bien.

¿Por qué no hay un escenario en Bogotá para conciertos masivos?

Eso mismo me pregunto yo.

¿Qué ritmo la pone a bailar?

Puedo bailar casi cualquier cosa, no sé si lo puedo llamar exactamente baile.

¿Cómo incentivar la cultura de jazz en el país?

Con variada y constante programación.

¿A qué le apuesta este Festival?

A ser el más importante de Latinoamérica.

¿Qué tan asequible va a estar la taquilla?

Mucho, y hay muchas actividades gratuitas.

¿A qué se va a dedicar ahora?

A actuar, cantar, escribir, vender, comprar, comer, dormir... Voy a seguir viviendo.