"Pagó un par de cuotas y no más"

La Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina asegura que el colombiano hizo unos acuerdos para cancelar los impuestos e incumplió. El jugador dice que sus abogados ya están al frente de la situación.

Aunque el martes el futbolista Giovanni Hernández calificó de “chisme” la solicitud del Fisco argentino para su captura internacional por una deuda impositiva cercana a los 250.000 dólares que contrajo en su paso por el Colón de Santa Fe, este miércoles tuvo que reconocer que sus abogados ya viajaron a Buenos Aires para responder a la cita de la Regional de la Administración Federal de Ingresos Públicos de Santa Fe, para demostrar que el futbolista colombiano tiene la voluntad de pago.

El mismo director de la Regional Santa Fe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Carlos Vaudagna, confirmó este miércoles la noticia y aseguró que en caso de no presentarse él o sus abogados a conciliar, se le podría aplicar la pena preventiva de pérdida de la libertad.

Según fuentes del ente recaudador de dicha provincia, tanto el actual jugador del Júnior como el club Colón argentino declararon que Hernández percibía ingresos mucho menores a los reales. “Hemos hecho un planteo a la justicia para que el jugador preste declaración indagatoria y además pague los impuestos que se le reclaman”, dijo Vaudagna.

“Se trata de 865.000 pesos argentinos (216.000 dólares) no pagados en impuestos a las ganancias pertenecientes al ejercicio de 2005, a lo que hay que agregar los intereses por el tiempo transcurrido”, precisó Vaudagna a la agencia EFE, y además recordó que Hernández, luego de reconocer su deuda, pagó “sólo algunas cuotas de lo que debe”. Vino un día con su representante, asintió la intimación de la AFIP y reclamó facilidades. Después pagó un par de cuotas y no lo hizo más.

Desde Barranquilla, Hernández dejó en claro que él no puede viajar porque está trabajando, pero que sus abogados ya estaban al frente de la situación. “No, yo en este momento estoy trabajando, por eso ya hay personas en ese caso, y no sólo en el mío, sino en el de otros futbolistas y de dirigentes que están dentro del tema de impuestos del que se está hablando”, señaló el jugador, quien recordó que este problema fiscal se presentó hace siete años, cuando jugaba con el Colón de Santa Fe, con los dirigentes de la época, que según él, tienen parte de responsabilidad. “Nosotros hicimos lo que se llama un contrato líquido, que es fuera de impuestos, como se hace cuando uno va al extranjero, pero en este  caso hubo problemas por eso y hubo inconvenientes de parte de las personas que manejaban en ese entonces a Colón. Son de 18 a 20 casos de jugadores que tienen problemas con los dirigentes que estaban en ese entonces, y ahí cae uno, por eso este procedimiento es mejor que lo manejen los abogados, que ya se encuentran hablando de eso”, puntualizó.