Otra cumbre de paz

Luego de 20 meses, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su contraparte palestina, Mahmud Abbas, se sientan a hablar de paz. Luego, los diálogos se trasladarán a Oriente Medio.

Fue el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien desbloqueó las conversaciones entre Israel y Palestina, que fueron congeladas hace 20 meses por ambas partes. Su gestión, la de su secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el papel de George Mitchell, enviado especial para Oriente Medio, lograron sellar la cita este jueves en Washington, en donde el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el líder palestino, Mahmud Abbas, volverán a hablar de paz.

Sin embargo, en la ceremonia de este jueves no interviene Obama, tal vez porque su figura no es muy bien vista en Israel, donde, según analistas, lo consideran un político hostil al sionismo. El lanzamiento lo realizará la secretaria Clinton mediante una reunión con Netanyahu y Abbas en el Departamento de Estado. Clinton expresó su confianza en que estas negociaciones —tras los fallidos procesos de Oslo en 1993; Camp David, en 2000; la Hoja de Ruta, en 2003, y Annapolis, en 2007— sean definitivas y conduzcan, en el plazo de un año, a un acuerdo para la creación del Estado palestino.

Las dos partes llegan a la mesa de diálogo presionadas por la comunidad internacional. El momento, en realidad, lo elige Estados Unidos por dos razones. La primera, el fin de la moratoria israelí en la construcción de nuevas viviendas en las colonias en Cisjordania (26 de septiembre). La segunda, las elecciones parlamentarias en Estados Unidos. “Obama no está en su mejor momento y tal vez un éxito diplomático puede ayudarlo en las urnas, que le serían arrebatadas por los republicanos”, explicó Kamla Seronal, analista de la Universidad de Toronto.

La tarea no será nada fácil, pues hay muchas trabas sobre la mesa. “El gobierno israelí considera a Hamas el obstáculo principal para lograr la reconciliación. Esta desafiante mentalidad, que impide el diálogo, fomenta la respuesta militar y refuerza el bloqueo, es lo que hay que cambiar”, explicó en el diario El País de España, Ilan Pappé, historiador israelí.

Por su parte, Saeb Erakat, jefe del equipo negociador palestino, escribió en El País: “Todos debemos aprender de los errores del pasado. Unas negociaciones en las que no haya un compromiso, una visión y unos términos de referencia comunes son inaceptables. Es el momento”.

últimas noticias