Reuniones cada 15 días

La primera reunión entre el líder palestino, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, logró destrabar un diálogo que estuvo roto durante 20 meses.

“Tenemos la oportunidad de poner punto final a este conflicto”. De ese modo, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, lanzó la reanudación de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos en Washington. “Créanme: ustedes pueden tener éxito. Nosotros entendemos que sería en beneficio también de la seguridad nacional estadounidense. Pero no podemos imponer soluciones. Sólo ustedes tomarán las decisiones necesarias para llegar a un acuerdo que asegure el futuro de la ciudadanía de Israel y Palestina”.

A lo largo del día de ayer (jueves), Clinton tuteló las negociaciones directas entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Antes de entrar a negociar a puerta cerrada, este último planteó en un discurso sus exigencias: libertad para los presos palestinos, retirada de Israel de los territorios ocupados en 1967 y fin del embargo a Gaza. “Condenamos los ataques y seguimos trabajando en mejorar la seguridad, que es algo fundamental”, dijo Abbas, en referencia al asesinato de cuatro colonos judíos el martes en Cisjordania a manos de Hamas.

Netanyahu admitió que “la paz es posible”, pero que conseguirla conllevará “hacer concesiones dolorosas para ambas partes”. “Nosotros respetamos su deseo de soberanía”, le dijo a Abbas, a quien calificó como “un aliado en la paz”. “Y estoy convencido de que es posible reconciliar ese deseo con nuestra voluntad de mejorar nuestra seguridad”.

Casi tres horas después del encuentro, el enviado especial de la Casa Blanca a Oriente Medio, George Mitchell, anunció el primer resultado del nuevo intento de negociaciones: el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, se reunirán de nuevo el 14 y 15 de septiembre y a partir de ahí volverán a entrevistarse cada quince días para lograr un acuerdo de paz.

El anuncio del encuentro confirmó la agenda marcada por el presidente Barack Obama, según  la cual los líderes se reunirían de nuevo en Egipto a mediados de septiembre y durante la Asamblea General de la ONU a partir del próximo día 23. El primer ministro israelí expresó además su disposición a reunirse durante dos ocasiones al mes con su homólogo palestino durante este proceso.

Tanto Netanyahu como Abbas condenaron enfáticamente el asesinato de cuatro colonos judíos por parte del brazo armado de Hamas, el martes. Han tratado de superar así uno de los primeros escollos con que se encontraba el reinicio de este proceso de paz. El otro es el final de la moratoria impuesta por Tel Aviv a la construcción de nuevos asentamientos judíos en territorio ocupado en Cisjordania en 1967, que acaba el 26 de septiembre.

Para las partes, “la próxima etapa lógica sería comenzar a trabajar en un acuerdo-marco con vistas a un estatuto permanente”, agregó Mitchell. El objetivo del acuerdo marco sería establecer las compromisos que permitan dar forma a un tratado global que ponga fin al conflicto. “Nuestro fin es resolver todos los temas de desacuerdo antes de un año”, explicó Mitchell.

E insistió en que el contenido de las conversaciones “debe ser mantenido en reserva y tratado con la mayor sensibilidad”. Todo indica que hay enormes divergencias entre las partes, pero insistió en que “la alternativa (a la paz) plantea peligros mucho mayores que los riesgos de buscar una paz duradera”. El próximo paso lógico será trabajar en un “acuerdo marco” que incluya “compromisos fundamentales” que permitan el fin del conflicto , enfatizó Mitchell.

últimas noticias

¿Qué está pasando con los jueces de Perú?

¿Hijos o mascotas?