Reaparece Fidel Castro

Vestido de verde oliva, el líder cubano les dijo a cientos de estudiantes que una guerra atómica es inminente. Su intervención duró 45 minutos y se le vio más saludable que nunca.

En la emblemática escalinata de la Universidad de La Habana, que le dio el título de abogado hace 65 años y desde donde hace más de medio siglo dio sus primeros discursos revolucionarios, el líder cubano Fidel Castro apareció vestido con uniforme militar verde oliva para hablarles a cientos de estudiantes del claustro educativo. “Esta escalinata guarda imborrables recuerdos de los años en que comencé a tener conciencia de nuestra época y nuestro deber (...). A esa edad descubrí mi verdadero destino”, dijo Castro.

El líder cubano habló durante 45 minutos en el primer acto masivo y abierto desde que hace cuatro años cayera enfermo y traspasara la jefatura del Estado de Cuba a su hermano Raúl, quien no estuvo en el acto. Con lentes y una gorra verde, Castro, de 84 años, aguantó de pie, pese a los problemas de movilidad que reconoció padecer en una reciente entrevista con el diario mexicano La Jornada. En esta misma charla, Fidel Castro reconoció que llegó a estar muerto, pero que resucitó en un “mundo de locos donde hay mucho por hacer en momentos en que el planeta vive la fase más interesante y peligrosa de su existencia”.

Durante el acto público solamente se quejó en dos ocasiones, una para pedir un poco de agua y otra por el sol, que le llegaba de frente y que le impedía seguir su discurso, que fue leído y no improvisado, como era costumbre antes de su enfermedad. Esta vez sus palabras se concentraron en el tema nuclear. Castro se refirió a los “terribles peligros” de una catástrofe atómica si Estados Unidos e Israel atacan a Irán. “Le ha correspondido a Cuba la dura tarea de advertir a la humanidad del peligro real que está confrontando. En esa actividad no debemos desmayar”.

Desde que reapareció en público, hace dos meses, Castro ha insistido en su tesis de una inminente guerra nuclear en Oriente Medio. En estas semanas, el líder cubano ha visitado centros científicos, acudió a encuentros con intelectuales y artistas, habló ante cerca de 600 diputados y la prensa internacional en el Parlamento, recibió a personalidades internacionales y dio entrevistas, en las que se ha referido al tema nuclear.

El tema del discurso no pareció enardecer los ánimos del público joven, que aplaudió discretamente la intervención del hombre al que han visto regir sus destinos durante toda su vida, pero su figura sí los sigue emocionando. Cientos de estudiantes abarrotaron la Universidad y muchos hicieron guardia desde las 4 de la madrugada para no perderse su reaparición. “Nos erizamos y el corazón se nos acelera cuando ves a Fidel cuadrado ante nosotros, y ver cómo nos pudo hablar y todavía sigue luchando”, dijo Carlos, de 16 años.

“Está muy saludable y muy fuerte; creo que hay comandante para rato”, aseguró Dunieski, que trabaja en la Universidad de Ciencias Informáticas, y su amiga Yenny agregó: “Es lo que necesitamos en estos momentos, esta conversación nos alerta y anima”.

“Como en otros tiempos, al parecer lejanos y que a mí me parece fue ayer, les agradezco (...) el apoyo moral que le están ofreciendo a esta lucha por la paz. Los exhorto a no dejar de batallar en esa dirección. En esta, como en muchas luchas del pasado, es posible vencer”, fueron las últimas palabras del discurso, que fueron interrumpidas por los gritos de “Fidel! ¡Fidel! ¡Fidel!”.

Temas relacionados