Los cigarrillos van al colegio

La investigación evidencia el consumo de tabaco por parte de niños en la puerta de varias instituciones públicas.

Las cifras lo dicen todo: el 30% de los adolescentes de la ciudad, de entre 13 y 15 años, son fumadores de tabaco, un consumo que se da principalmente en estudiantes de 8º a 11º, pero que en ocasiones comienza a los 6 años de edad. Estas estadísticas, de la Secretaría de Salud se ven reflejadas en cuatro videos dados a conocer este lunes por el concejal Felipe Ríos, en los que se observan grupos de estudiantes de varios colegios distritales a la salida de sus clases comprando y consumiendo cigarrillos.

Se trata de las instituciones educativas Nicolás Esguerra (localidad de Puente Aranda), Gustavo Restrepo (localidad Rafael Uribe Uribe), Juan Pablo II (localidad de Suba) y el INEM (localidad de Kennedy), visitadas hace un mes, y a lo largo de tres días, por el equipo de investigadores del cabildante.

Las imágenes —que se pueden ver en www.elespectador.com— muestran a los alumnos, con sus uniformes, accediendo fácilmente a la venta de tabaco en puestos ambulantes de dulces ubicados casi en la puertas de los colegios, sin que ningún adulto lo impida.

“No podemos combatir el tabaquismo en los colegios con la venta libre de la que nos pudimos dar cuenta en esta investigación”, manifestó Ríos, quien solicitó a la administración información sobre consumo de cigarrillo en ambientes educativos y acerca de las acciones preventivas adelantadas oficialmente para combatir el problema.

Según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes, que fue aplicada el año pasado en todas las instituciones educativas, públicas y privadas, de la capital, el 57% de los estudiantes ha fumado alguna vez un cigarrillo. Asimismo, el 26% fuma actualmente y el 21% piensa que fumar los hace tener más amigos. El 59% reconoció comprar tabaco en tiendas sin ser rechazados por su edad.

Frente a esta situación, la Secretaría de Integración Social adelanta campañas de prevención del consumo de sustancias sicoactivas dirigidas a jóvenes entre los 14 y 26 años, de todos los estratos sociales, en las 20 localidades. Sin embargo, el concejal Felipe Ríos considera que la medida es insuficiente, teniendo en cuenta que se registran casos de consumo a partir de los 6 años de edad. “Es un sinsentido y un desconocimiento total de la problemática”, declaró el cabildante.

La normatividad colombiana es clara en prohibir la venta de productos de tabaco a menores de edad. Más allá, también está prohibido ese tipo de comercio en las instituciones de educación formal, en sus niveles de preescolar, básica y media y no formal. Y este año, la Corte Constitucional manifestó que para desestimular el consumo no se podrán vender cigarrillos por unidad.

últimas noticias