'Mata Hari', la testigo estelar del espionaje

Por su colaboración con la justicia, Alba Luz Flórez, la ex detective infiltrada, no irá a prisión.

La bola de nieve del DAS tuvo varios desarrollos este lunes: anoche, un juez de garantías cobijó con el principio de oportunidad a la ex detective Alba Luz Flórez, conocida como la ‘Mata Hari’, mientras a la ex subdirectora de Operaciones Martha Leal la benefició parcialmente y será investigada por concierto para delinquir.

Además, el ex director de Inteligencia Fernando Tabares llegó a un preacuerdo con la Fiscalía y su condena sería de ocho años; el presidente de la Corte Suprema, Jaime Arrubla, se declaró indignado; Manuel Pinzón —conductor del magistrado Iván Velásquez— pidió perdón por filtrar información; y dos escoltas involucrados en el escándalo fueron desvinculados de la Policía.

‘Nadie puede infiltrar y salir impune’

“Esto es algo inexplicable, parece una novela hasta donde llegó. No sé qué era lo que creían, si en la Corte había guerrilleros o qué. Ni siquiera a un mentecato se le ocurre que pueda infiltrar la Corte y salir impune”. Airado y estupefacto, así reaccionó el presidente encargado de la Corte Suprema, magistrado Jaime Arrubla (foto), luego de que se conocieran los alcances que habrían podido tener las actividades de espionaje del DAS a la Corte Suprema, en boca de dos ex funcionarias del organismo: Martha Leal y Alba Luz Flórez.

El malestar en el alto tribunal es general. Sus integrantes no sólo fueron ‘chuzados’ por el DAS, sino que sus escoltas de la Policía —como varios de ellos habían denunciado— también seguían sus pasos con fines que en nada se acercaban a protegerlos. Por ello, se preguntan en manos de quién quedará su seguridad. La idea de llevar el caso ante la Corte Penal Internacional le suena a la mayoría, pero deberán esperar a que la justicia colombiana termine de actuar. “Lo importante es saber que esto no era una situación aislada”, resaltó Arrubla.

Manuel Pinzón pidió perdón

Manuel Pinzón Casallas, quien trabajó por más de un año con el magistrado Iván Velásquez y que ahora está involucrado en el escándalo de espionaje a la Corte Suprema, pidió este lunes perdón a los juristas del alto tribunal y afirmó que cuando se prestó para ayudar en la infiltración “creí que le estaba haciendo un favor a la democracia”. En declaraciones al Canal Caracol, precisó que en el proceso se han dicho mentiras, que aún falta mucho por conocerse y que quienes están detrás de este asunto “no quieren que nosotros hablemos”, por lo que pidió protección urgente para él y su familia, pues teme por su vida.

El presidente de la Corte Suprema, Jaime Arrubla, informó que otra de las empleadas implicadas en el caso, María Torres, recibió este lunes amenazas de muerte por cuatro hombres que la rodearon cerca del Palacio de Justicia, la llamaron por su nombre y la intimidaron si revelaba  detalles a las autoridades sobre su labor. Entre tanto, Alfonso Soto,  abogado de Blanca Maldonado, la empleada  que introdujo  la grabadora espía en el salón donde sesionan los magistados de la Corte, dijo que ella  está dispuesta a decir  todo lo que sabe.

Ocho años de prisión para Tabares

A las 9:00 de la mañana de este martes, ante el Juzgado 14 con funciones de garantías de Bogotá, la Fiscalía formalizará el preacuerdo al que llegó con el ex director de inteligencia del DAS, capitán (r) Fernando Tabares (foto). El preacuerdo estipula que el oficial retirado deberá pedirles perdón a los “blancos” que ordenó espiar, reconoce que se buscó desacreditar a la Corte Suprema y pagar una indemnización de 44 salarios mínimos. A cambio sería condenado a 8 años de prisión por su participación en el escándalo de las ‘chuzadas’, tal como ocurrió ya con su colega, el capitán (r) Jorge Lagos, ex director de Contrainteligencia del DAS.

Procuraduría inicia investigaciones

Según señaló el director de la Policía, general Óscar Naranjo, el capitán Julián Laverde y el intendente David García fueron retirados de la institución y el caso fue puesto en conocimiento de la Procuraduría, para que este organismo determine si los uniformados merecen alguna sanción disciplinaria. De acuerdo con la información suministrada por Alba Luz Flórez, más conocida hoy como la ‘Mata Hari’ que infiltró la Corte, Laverde, García y Manuel Pinzón Casallas —conductor del magistrado auxiliar Iván Velásquez— le suministraron información reservada sobre los magistrados, al tiempo que le entregaron información privilegiada de expedientes judiciales, principalmente relacionada con el escándalo de la parapolítica.

Naranjo Trujillo afirmó que, del mismo modo, se envió un oficio al Fiscal General manifestándole la voluntad de cooperación que, desde la Policía, se prestará para que el asunto sea resuelto en el menor tiempo posible. “No fue la institución la que buscó, utilizó ni capitalizó la información”, aclaró el general Naranjo, indicando que los hoy investigados deberán responder ante las autoridades en nombre propio.