'El pop es la música de nuestro siglo'

A punto de finalizar la gira de conciertos 'Día tras día', Andrés Cepeda explora los sonidos del jazz en un DVD que espera publicar en los próximos meses.

Algunos dicen que el pop no es un género musical, ¿usted qué cree?

Los rótulos en la música pueden llegar a ser infinitos. En últimas, pienso que la música popular es la música de nuestro siglo, la que nos está tocando a todos.

¿Siempre queda una canción?

Por fortuna siempre queda una canción. Muchas de las experiencias de la vida, las cosas que más me han impactado, las voy convirtiendo en canciones.

¿Tiene algún proyecto?

Estoy terminando los últimos conciertos de la gira ‘Día tras día’ y preparando la publicación de un DVD que se grabó en vivo con algunos músicos de jazz. Es un proyecto diferente, porque exploro un género que no había trabajado antes.

¿Cómo sería el mundo sin la música?

Un poco descolorido. La música es la banda sonora de las vidas de todos.

¿Cómo se aprende a morir?

Viviendo.

¿Cuál es su lucha día tras día?

Poder seguir haciendo la música que me gusta.

¿Es más difícil ser empresario o músico?

Para un músico es muy difícil ser empresario. Cuando tuve La Casa del Equeco lo disfruté muchísimo, pero lo mío es la música.

¿Qué determina el rumbo que toman sus creaciones?

Mi historia inmediata, lo que me ha venido pasando es lo que determina mis canciones.

¿Qué tal la experiencia en ‘Mestizajes’?

Buenísima. No solamente en el momento de la grabación. Tuvimos la oportunidad de tocar con la Filarmónica en Miami y compartir con artistas como Totó la Momposina. Fue una experiencia muy linda, que a ninguno de los invitados nos pasa todos los días.

Un personaje clave en la historia de la música en Colombia.

Sin lugar a dudas el maestro Lucho Bermúdez y una banda de Bogotá que se llamaba Distrito Especial, que influenció toda una generación de músicos que trabajan fusiones con música colombiana.

¿Por qué el público es tan exigente con el pop?

Pienso lo contrario, queremos oyentes más exigentes con el pop. La tendencia tiene que ser que el oyente pueda tomar decisiones sobre lo que escuche y eso exige que la música sea mejor.

¿A cuál personaje público le cantaría una canción?

Les cantaría a los soldados de nuestra patria, que son personajes anónimos que hacen esfuerzos muy grandes.

¿Qué desventajas trae para un músico el hecho de ser comercial?

Muchas veces se cree que la música comercial no es buena y hay que luchar un poquito por eso, lograr subir el nivel de nuestro trabajo y que la gente que escucha música popular, escuche algo bien trabajado.

¿A cuál músico colombiano le ve futuro?

Hay mucha gente haciendo cosas buenas, todos conocemos el trabajo de Fonseca, el de Santiago Cruz y en otros ámbitos también hay gente muy pila. Puerto Candelaria me gusta mucho y, así como ellos, hay muchos.

¿Al lado de quién le gustaría trabajar?

Con Juan Luis Guerra, también con Luis Alberto Spinetta, a quien admiro muchísimo.

Una voz femenina.

La de Celia Cruz.

¿A qué le teme?

Le tengo temor a la butaca vacía, uno siempre quiere ver su evento lleno.

¿Qué es lo más difícil para un músico colombiano?

Durante mucho tiempo fue la falta de fe en nuestro propio valor. Fuimos un poco acomplejados, pero eso ha cambiado mucho.

Lo mejor de la fama.

Hay una cosa muy positiva y es recibir la buena onda de la gente.

¿Qué soñaba cuando era niño?

Soñaba con ser cantante.

Usted ha ganado muchos premios, ¿qué tan importantes son estos reconocimientos para los artistas?

En lo profesional resultan importantes pero en lo personal son otras satisfacciones las que te llenan más, como el hecho de que tus canciones pasen a ser importantes en la vida de personas que no conoces. A veces esas cosas que logra la música, son más satisfactorias que los mismos premios.

¿Cuáles son los sonidos que más lo representan?

En la música que hago siempre vamos a encontrar una guitarra y una conga.

Una historia reciente que lo haya inspirado para escribir una canción.

El hecho de estar viajando constantemente llevando las canciones al público.

Usted empezó en Poligamia y luego fue solista, ¿Qué  pierde un músico cuando empieza a trabajar solo?

La sensación de estar en gavilla, pero se ganan otros terrenos. Se gana en independencia artística, cuando trabajas solo puedes ser más fiel a tu idea inicial.

¿Cómo definiría su música?

Hago música popular latina. Hay elementos de balada pero también de nuestra música, de la mexicana, de la antillana, todo eso está ahí porque es la música con la que yo crecí.

¿Cómo se ama mejor?

Con la madurez, con el tiempo se va descubriendo cómo se ama mejor.

¿Qué es lo más difícil de su oficio?

Cuesta trabajo mantener en ánimo y el espíritu porque es una trabajo  lleno de altibajos. El oficio de los músicos no es tener discos exitosos sino hacer discos. Una de las cosas difícil es seguir nadando, a veces contra la corriente.

¿Cuál sería la esencia del pop?

Música que le puede llegar a mucha gente al mismo tiempo y que rompe las barreras.

¿Se considera un embajador de la música colombiana?

Me gustaría pensar que sí. Tengo la oportunidad de viajar mucho y mostrar la música que se hace en nuestro país y me parece que es una labor agradecida,  vale la pena asumirlo así.

Temas relacionados

 

últimas noticias