Una experiencia de vinos única

El restaurante  acaba de recibir el galardón  "Best of Award of Excellence"  de  la revista especializada Wine Spectator.

Así como los restaurantes reciben estrellas Michelín  por su propuesta gastronómica y su servicio en general, también reciben copas para reconocer  una  carta de vinos que presente interesantes selecciones, acordes a  la culinaria del lugar y que tengan un rango amplio que sea atractivo para todos los amantes del vino.  

El restaurante Astrid y Gastón, acaba de recibir su segunda copa por parte de la  revista especializada en el mundo de los vinos, Wine Spectator.  Sólo 788 restaurantes en el mundo tienen este reconocimiento y hasta ahora es el único en Colombia en tenerlo. El galardón lo ganan los restaurantes que cumplan ciertos requisitos, entre ellos contar con una carta de vinos que tenga más de 400 referencias, que provengan de regiones diferentes, que las botellas tengan las condiciones óptimas de almacenamiento y que un sommelier profesional esté atendiendo a los comensales de manera permanente. Ese es César Jiménez, quien lleva más de 10 años en gastronomía y cinco años como sommelier.

Como todos los expertos en vinos en Colombia, primero comenzó empíricamente, hasta que llegó a la Escuela de Sommeliers Argentina, punto de partida para su profesionalización. “Lo que he hecho con la carta es buscar vinos ligeros, frescos, afrutados y mucho vino blanco, como un Chablis francés, un italiano como Orvietto o un español como un Albariño. El fin es que tengan mucha acidez para que se complementen con los pescados frescos y así contrarrestar el tema del picante de la comida peruana”, sostiene Jiménez.

También asegura que ha hecho una labor en escoger vinos elaborados, porque las carnes en la carta son hechas con cocciones muy lentas. Su trabajo no es solitario, cuenta con la opinión del chef, del maître y de un segundo sommelier. “Se necesita la opinión y el punto de vista de varios, porque el tema es muy subjetivo y lo que se busca es encontrar lo mejor que maride con la comida peruana.

La capacidad que tienen en la cava del restaurante es de 3.000 botellas, donde están los tintos, y con los blancos suman 4.000 botellas. Se encuentran vinos desde $50.000 hasta de $1’800.000. Sin embargo, lo que más se vende en el restaurante es la gama media, que está alrededor de los $100.000. Una de las cepas más vendidas es el Malbec de Argentina y le sigue Chile, si hablamos de ubicación geográfica.

Jiménez sostiene que los sommeliers tienen que hacer las veces de psicólogos, porque analizan una mesa y ven en qué situación están las personas para poder intervenir y sugerir la bebida de acuerdo con el menú y la ocasión.

Para este sommelier, la cepa del momento es Syrah. “Son vinos ligeros, tienen buena expresión, no son tan robustos y son delicados. Me gustan en especial los vinos que sean de pequeñas bodegas y que tengan identidad”, confiesa.

 Astrid y Gastón. Cra. 7 N° 67-64. Tel.: 211 1400.

Temas relacionados