La desmovilizada que hoy es cantante

Fue guerrillera de las Farc  y gracias al proyecto "Canta conmigo por la reintegración", hoy está dedicada a la música con el grupo Son Melao.

¿Qué es lo más difícil del proceso de reintegración?

Estar con miedo por lo de nuestra seguridad.

¿Cómo le fue cantando en Europa en la gira organizada por la Alta Consejería para la Reintegración ?

Fueron momentos que nunca pensé vivir, es como cuando recibes más de lo que te mereces; es exactamente eso.

¿Es posible una Colombia mejor?

Claro que sí y creo que cada persona que se desmoviliza de verdad es un ejemplo de ello.

¿Cómo fue trabajar al lado de Fonseca en  ‘Canta conmigo’?

Fonseca es una persona muy bonita y muy tranquila, pero sobre todo muy humana, así que se pueden imaginar lo agradable que fue trabajar con él.

¿Desde cuándo canta?

Desde muy pequeña, la música corre por mis venas.

¿La música es un arma contra la guerra?

Estoy segura de que cura todos los males y hace que todos hablemos el mismo idioma. Es el arma más poderosa y creo que se debería invertir más en ella.

¿Qué le falta al proceso de reintegración?

Es un proceso muy bueno, pero las cosas nunca están totalmente bien, las personas  nunca estamos conformes.

¿Cómo veía al país desde las Farc?

Todo era gris tirando a negro.

¿Por qué los jóvenes siguen entrando a las filas de las Farc?

Este proceso es complicado, pero terminarán por darse cuenta de lo que están perdiendo.

¿Sobre qué tema le falta cantar?

Nunca me gustó cantar las canciones de revolución, de ahí para acá creo que le he cantado a todo.

La receta para la reconciliación.

Música, este plato de verdad es bueno.

¿Cree que la paz es posible?

Es difícil porque la guerra es un negocio muy lucrativo.

Un mensaje para el presidente Juan Manuel Santos.

No olvide para qué fue elegido.

¿Le ha sonado la política?

No me gusta la política y menos la que se hace en Colombia.

¿Qué viene para usted?

Ahora tengo dos proyectos, mi salsamentaria y mi grupo, Son Melao.

Temas relacionados