Pedalazos de historia

Las viejas y nuevas figuras del deporte de las bielas fueron homenajeadas este martes por la Alcaldía de la ciudad. El 'Zipa' Forero, 'Cochise' Rodríguez y FabioParra compartieron anécdotas con Nairo Quintana.

Ocurrió en una Vuelta a Colombia de hace muchos años. El país vibraba en torno al ciclismo y el entonces presidente, general Gustavo Rojas Pinilla, no escapaba a tal afición. Por eso le pidió a un equipo periodístico que llevara en la caravana a su nieto, Samuel Moreno. Aceptaron, lo subieron al carro y se orinó. El susto ante la adrenalina, la velocidad del automotor y la muchedumbre que acompañaba al evento terminaron por asustar al hoy alcalde capitalino.

Alberto Piedrahíta Pacheco, uno de los testigos del pánico que invadió al chiquillo, recuerda aún la anécdota con pelos y señales. Y el mandatario no lo desmiente. Por lo menos no lo hizo este martes, cuando el veterano periodista la soltó en pleno lanzamiento de la exposición “La ruta de la gloria”, recopilación de las 60 imágenes más elocuentes de los años felices del ciclismo colombiano, abierta al público en la moderna sede del Archivo Distrital, en el centro de la ciudad.

Moreno miró a Piedrahíta con aire de regaño amable y como pidiéndole que no hablase más, mientras el auditorio estalló en carcajadas. Todos en el público sabían de las penurias que se tienen que pasar en una competencia ciclística, pues fueron estrellas de ese deporte. Desde Efraín el Zipa Forero, primer campeón de la Vuelta a Colombia, hasta Nairo Quintana, el tímido boyacense que a sus 20 años acaba de proclamarse campeón del Tour de L’Avenir.

Estaban allí reunidos por invitación de la Alcaldía, que decidió realizar la exposición en el marco de los eventos del Bicentenario y como homenaje a los 60 años de la Vuelta a Colombia en bicicleta.

El periodista Héctor Urrego, maestro de ceremonias del encuentro, dio paso a un corto video en el que recordaba todos esos momentos de gloria y no se sabe qué resultaba más emotivo, si volver a vivirlos a través de la voz del locutor que vibraba en su narración como si se tratase de un asunto aún inédito, o ver los rostros humildes y agradecidos, casi cómplices, de aquellos a quienes se rendía tributo.

Se habló del triunfo del Zipa en los Iberoamericanos de Guatemala, en 1950, y de su decidido impulso para la creación de una Vuelta a Colombia, en la que pasó a la historia como primer vencedor. Del pentacampeonato de Ramón Hoyos y su récord vigente de ocho etapas ganadas en la misma vuelta; de las seis vueltas que ganó Rafael Antonio Niño; de las Vueltas de la Juventud dominadas por Álvaro Pachón; los récords y títulos de Martín Emilio Cochise Rodríguez. Todos aplaudían. Reían. Recordaban. El ya desaparecido Alfonso Flórez y Patrocinio Jiménez fueron mencionados a continuación como los primeros colombianos que compitieron en el Tour de L’Avenir.

Los campeones no se cansaban de aplaudir. “¡Les gané a todos!”. “Sí, ganó, pero porque yo no estaba”. “Bueno, camine pues y lo desempatamos”.

Vino entonces la mención a los que hicieron historia en el Tour de Francia y la Vuelta a España en los años 80. La asistencia, por invitación, del equipo de Pilas Varta, como único aficionado en el Tour de 1983. Las gestas heroicas de un Lucho Herrera ensangrentado coronándose campeón en esas empinadas montañas. La llegada de Fabio Parra al podio en París...

Y las historias de superación después de cumplida la etapa como deportistas. Los que hicieron carrera profesional, los que se decidieron a hacer empresa, los que —como el Zipa— con 80 años cumplidos no dejan de subirse a la bicicleta. Y los que les siguieron los pasos, como María Luisa Calle y Santiago Botero o, más recientemente, el joven Quintana, quien le disputaba al propio Cochise el título del más solicitado a la hora de los autógrafos en la ceremonia de este martes. No le faltó sinceridad al ex campeón mundial de los 4.000 metros para acercarse a la joven promesa a desearle lo mejor. Fue el primero en aplaudirlo, como hizo hace ya muchos años con Lucho Herrera. Quizá le recordaban que él también fue un novato con ilusiones de ser un campeón. Un campeón como esos que tanto quería ver el nieto del general Rojas en una Vuelta a Colombia de hace muchos años.

Temas relacionados