La soprano de la voz suave como la textura del algodón

<p>'La Traviata' y 'El Barbero de Sevilla' son los títulos de esta edición 2010, que comienza el 30 de septiembre en Bogotá.</p>

Con puros “no” Daria Masiero ha consolidado su carrera musical. Los “sí” que ha dicho le han dado la oportunidad de mostrar sus capacidades artísticas, los matices de su voz y sus facilidades histriónicas. Los “no”, en cambio, la han protegido de cantar piezas que aún no se amoldan a sus medidas. Hace ocho años le ofrecieron La Traviata, pero no era el momento, era muy pronto para representar un rol tan complejo. Ahora es el momento justo y es lo que viene a interpretar en esta edición 2010 de la Temporada de Ópera de Colombia. Hace un buen tiempo también la retaron con la posibilidad de hacer Madame Butterfly y Tosca, y se negó. No lo hizo por cobardía, sino por inteligencia porque las cantantes líricas tienen sus épocas justas para asimilar lo escrito por los compositores.

La soprano italiana cree con convicción en la madurez física, fisiológica y mental de los artistas. A ella, por ejemplo, le encantaría figurar en el reparto de  El baile de máscaras, de Giuseppe Verdi (1813 - 1901), pero sabe que el peso vocal que requiere ese rol afectaría su garganta, aquel compendio de músculos que requieren de entrenamiento para soportar las exigencias del oficio.

“Para mí, cantar Richard Wagner (1813-1883) es todavía prematuro, porque la sonoridad de la orquesta wagneriana es baja y aún no tengo las calidades para interpretarlo. Tal vez en unos 10 años podré hacerlo. Hay otros roles, como el de Salomé, de Richard Strauss (1864-1949), que no podré interpretar no sólo por la dificultad sino porque no tengo las calidades vocales. Por fortuna la voz cambia y las posibilidades también”, asegura Daria Masiero, quien es considerada una de las voces ‘puccianas’ más representativas en la actualidad. Gracias a la redondez, al color y a la pastosidad de su estilo, ella logra transmitir con fidelidad lo que Giacomo Puccini (1858-1924) escribía en sus partituras.

Desde los 6 años Masiero supo que su futuro estaría sobre las tablas de los escenarios más relevantes del ámbito clásico. Y así ha sido, pues ha tenido jornadas memorables en el Scala de Milán, el Regio de Turín, el Liceo de Barcelona, el Centro de Arte de Seúl, el Concert Hall de Pekín, el Teatro Nacional en Tokio, entre muchos otros.

Estudió violonchelo y en la actualidad esos conocimientos profesionales del instrumento le han ayudado a su consolidación como cantante lírica. “Cuando estoy en el escenario tengo una percepción de la orquesta diferente de quien no lo ha estudiado y estoy segura porque me comparo con otros colegas. También mi modo de cantar refleja mucho la arcada del violonchelo. Cuando oigo la orquesta la puedo escuchar de otra manera, y así puedo descifrar más fácil los acentos de las melodías”, comenta esta soprano, para quien la ópera es una propuesta elitista en todos los países menos en Italia porque allí es parte de la tradición.

Las voces más importantes de la ópera han figurado al lado de Daria Masiero. José Carreras, Plácido Domingo, Renato Bruso y Leo Nucci son algunos de los personajes con los que la soprano ha compartido escenario. Ella no puede establecer cuál de todos es su favorito, así como también le cuesta trabajo identificar cuál es el sonido de la naturaleza que más le gusta. “Creo que más que un sonido puedo encontrar una textura como la del algodón: suave y redondo. Mi voz casi nunca es forzada, tiene esta particularidad de la suavidad”, afirma esta soprano acostumbrada a decir “no”.

 Temporada de Ópera. ‘La Traviata’. Septiembre 30 a octubre 10. ‘El Barbero de Sevilla’. Octubre 21 a 31. Teatro de Bellas Artes, Av. Cra. 68 N° 90-88 (La Floresta). Informes en los teléfonos: 6088752 - 2860466.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Hablemos de Improvisación: Guide de Voyageurs

El curioso caso de la flor del café