Se cerró la campaña electoral venezolana

Chávez tildó a la oposición de "vendepatria, corrupta y sinvergüenza" y les pidió respetar los resultados del domingo.

Las principales calles de Venezuela se tiñeron el jueves de rojo. Caravanas del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) recorrieron lugares claves de Caracas y otras ciudades para pedirles a los indecisos su voto en las elecciones parlamentarias del domingo. Ese día se renovará la totalidad de la Asamblea Nacional (AN) –165 diputados–, actualmente bajo control del Gobierno. Hace cinco años la oposición decidió retirarse de la Asamblea y dejó todo el poder al chavismo.

Este año, la oposición se presentó unida para buscar arrebatarle por lo menos una tercera parte de la AN al gobierno venezolano. Pero la tarea no la tienen nada fácil, pues según han expresado algunos analistas, el apoyo al presidente Chávez sigue siendo muy fuerte en varios sectores del país. Aunque este año no hay encuestas, al parecer los candidatos del partido oficialista lograrán mantener la mayoría en la Asamblea. Varios columnistas, por el contrario, aseguran que el gran derrotado será Chávez.

“Será el gran derrotado. En primer lugar porque después de la debacle de la oposición hace cinco años, que la dejó sin ningún tipo de representación en la Asamblea Nacional, cualquier cantidad de diputados que obtenga significará un avance. Así sean diez o veinte, que serán muchos más, el foro va a recuperar su naturaleza plural y la presencia de una bancada crítica hará valer el derecho a la disensión. Así, quedarán atrás los tiempos de las votaciones automáticas, donde los monigotes, supuestos representantes del pueblo, alzaban la mano en cumplimiento de las órdenes dictadas desde Miraflores, sin tener la más remota idea de qué iba el asunto”, escribió Roberto Giusti en el periódico El Universal.

Para no correr riesgos, el presidente de Venezuela apareció este jueves (como lo hizo durante toda la campaña electoral) en el estado de Carabobo. Allí les pidió a los candidatos de su partido ganar por knockout. “A ganar por knockout en las legislativas del domingo. Los opositores son unos vendepatrias, corruptos y sinvergüenzas”. Además, le pidió a la Mesa de Unidad Democrática (nombre bajo el cual se agrupó la oposición) respetar los resultados. “Vamos a garantizar el futuro de la revolución”, aseguró.

La oposición cerró la campaña con un multitudinario acto en Los Teques, capital del estado Miranda, asegurando: “Llegó el momento de rectificar el camino”.

últimas noticias