"Radiónica salva mi mundo": Álvaro González

Charla con el director de esta estación de radio, que cumple cinco años generando convivencia.

¿Cuánto tiempo son cinco años?

El suficiente para crear un inolvidable concierto radiofónico. Ahora nos preparamos para el siguiente.

¿A cuántos festivales internacionales de música asiste usted al año?

A un promedio de cuatro. Entre esos Coachella y Lollapalooza.

 ¿Cuál ha sido el mayor logro de la emisora en este tiempo?

Permitir la convivencia de diferentes géneros musicales y generaciones de audiencias en un sólo escenario. Mantener una programación actual, incluyente, entretenida y entender que en el presente siglo, el respeto es la garantía de un ejercicio radiofónico responsable e independiente.

¿Es verdad que se llevó a Café Tacuba a comer dulce de guayaba a casa de su abuela?

Eso era un secreto (risas). Mi abuelita es muy rockera.

¿Cómo ve la escena musical en el país?

Veo muchos puntos que me ilusionan. Hay una nueva generación que no tiene las autolimitaciones que se tenían antes.

¿Qué le dejan estos cinco años trabajando en Radiónica?

Una familia radiofónica, muchas canciones en el alma, una historia de vida como las que se cuentan en el cine, libros leídos y por escribir y ratificar que la radio es un medio que le permite a la imaginación salvar el mundo.

¿Qué significa para usted la frase ‘cinco años salvando tu mundo’?

Que existe una radio que vive en el presente siglo, que no ha perdido la curiosidad por las diferentes expresiones artísticas y culturales, que comparte con su audiencia una propuesta radiofónica entretenida y respetuosa y que construye contenidos con sus oyentes.

¿Quién o qué le salva su mundo?

Además de Radiónica, un nombre, por ahora me lo reservo.

¿ Cómo ha logrado Radiónica mantenerse al aire?

Por la constante reinvención. Para nosotros la comunicación es mucho más democrática y participativa. Hace mucho tiempo que Radiónica se independizó de las casas disqueras, entendimos que el mercado iba por otro lado. Es una emisora de muchas expresiones artísticas.

Usted cree en las radionovelas. ¿Si hay oyentes que todavía se encarreten con las historias?

La radionovela es un producto musical contemporáneo. Es perfecto en la medida en que tiene diferentes formas de abarcar la cultura, es educativo y a la vez entretenido. Muchos oyentes han conocido a Bram Stoker o a Edgar Alan Poe por las radionovelas de Radiónica. Yo lo disfruto mucho porque tengo cine, literatura, radio en un mismo producto. Hay una reinvención del lenguaje.

Es reconocida su pasión por la literatura, ¿cuáles son sus escritores favoritos?

Enrique Vila-Matas, Murakami, Orhan Pamuk, Alessandro Baricco, hay muchos.

¿Qué es lo que tiene Roberto Bolaño que lo inspira tanto?

La locura.

¿Se emociona de igual manera entrevistando a escritores que a músicos?

Total, para mí el rock and roll se hace desde una película, un libro. A veces lo hacen mejor los directores de cine y los escritores.

¿Qué tal los escenarios de la ciudad?

Muy malos. Infortunadamente no tenemos lugares en donde el artista y, sobre todo, el público pueda sentirse cómodo en un espectáculo artístico masivo.

¿Qué tal el público?

Aprendiendo como nosotros.

¿Por qué no le gusta manejar?

Soy muy nervioso.

 Su mejor entrevista.

Una a Mario Mendoza.

¿Y la que no ha podido hacer?

David Bowie.

¿A qué grupo nacional le ve futuro?

Mucho a Sistema Solar, ellos son el Radiohead de nosotros.

El mejor concierto al que ha asistido.

Daft Punk en Coachella. Fue el presente, el pasado y el futuro de la música en un concierto, la ruptura del Álvaro tradicional. Los conciertos más bonitos de mi vida son los que me han hecho replantearme como persona.

¿Será que la época dorada del rock nacional se quedó en los 90?

Este siglo genera un nuevo reto. En los noventa era más fácil esconderse en un grupo pequeño. Esta época te genera el reto de ser más universal, hay que aceptar esa hibridez como una virtud. Hace 20 años ver el metal conviviendo con el rock era imposible. Hoy hay bandas que lo hacen naturalmente. Mucha gente puede quedarse en el pasado porque es muy cómodo y el presente es muy exigente.

¿Cómo se imagina  a Radiónica en cinco años?

Con más frecuencias en el país, con espacios descentralizados, realizando simultáneamente eventos musicales en Colombia y en el mundo, creando videojuegos radiofónicos, trabajando junto a miles de emisoras en la Web y como ahora, con una audiencia única e inolvidable.

¿Qué ha pasado con su grupo, Aldea?

Aldea siguió como banda, pero llegó el momento en el que tenía que ser músico o comunicador y decidí seguir siendo músico pero a través de la comunicación.

El músico más difícil de entrevistar.

Algunos colombianos en los noventa.

¿Por qué será que en Colombia se crean tantos grupos pero permanecen sólo unos pocos?

Porque no tenemos un mercado que permita que nuestros músicos puedan vivir de la música. También falta profesionalización del mismo. Tenemos una sobreoferta de bandas  y tenemos que ser más autocríticos.

¿Algún día los rockeros del país podrán vivir de su música?

Yo sueño con ello. Eso tiene que ver con que los rockeros no sólo hagan buenas canciones sino que tienen que rodearse de buenos jefes de prensa, un buen manager. Hoy el mundo está abierto. Tiene que existir un virtuosismo a la hora de crear pero también a la hora de mostrarte.

¿Cómo va a ser el evento ‘Casa abierta’?

Hoy tendremos las puertas de la emisora abiertas desde las 7 a.m. hasta las 8 p.m., esperamos la visita de nuestros oyentes y artistas, ellos programarán los contenidos y celebrarán con nosotros, torta incluida, nuestros primeros cinco años.

 

últimas noticias