Doce años del oráculo de la web

A pesar de las críticas, Google se convirtió en un referente indispensable a la hora de hablar de internet.

Doce años después, Google puede, con un dejo de petulancia, decir que tal vez sea la empresa más influyente de la red. En el vasto océano de la internet, una suerte de organismo vivo hecho de cables y computadores, la compañía se convirtió en el vehículo más amplio y capaz para navegar sus tormentosas aguas: cada día realiza cerca de 90 billones de búsquedas y más de 600 millones de personas entran a google.com.

Y estas cifras son sólo para el buscador. Google, el oráculo en línea, es dueño de servicios que redefinieron, al menos en parte, la interacción de la gente con la información. En esta categoría se encuentra Google News, un servicio gratuito que llevó a Rupert Murdoch, el dueño del tercer conglomerado de medios más grande del planeta, a negar la indexación de los contenidos de sus compañías en el sistema.

La diversidad de los negocios de esta empresa, cuya espina dorsal es la venta de publicidad en línea, deja la impresión que al hablar de la red se está hablando, en cierto orwelliano sentido, de Google. Casi cualquier lugar que se mire en línea tiene la huella de la compañía, la gran G en el cielo: blogs (Blogger), video (YouTube, que fue adquirida en 2006), correo (Gmail), herramientas de trabajo (Google Docs) y un largo etcétera de productos, en su mayoría gratuitos.

Sin embargo, no hay felicidad completa. Por una variedad de razones (acusaciones de monopolio, de violaciones a la privacidad y a la seguridad nacional), organizaciones no gubernamentales, asociaciones de derechos de autor, activistas e incluso gobiernos, como China, se han levantado en contra de este imperio en línea para exigir, con razón a veces, mayor cuidado en la forma como maneja la información de sus millones de usuarios y clientes. No es para menos. Sin mayores pretensiones, Google tal vez sea la compañía (se disputa el puesto con Facebook) que más sabe sobre usted, a veces sin que usted o ellos lo sepan.

A lo largo de estos años se ha convertido en uno de los amos de una era dominada por los computadores y la internet. Un usuario de Twitter se preguntaba este lunes: “En doce años, ¿será que Google ya habrá conquistado al mundo?”.

Temas relacionados