Las razones detrás del debate de la U al secretario de Movilidad

Promotores de la moción de censura a Fernando Álvarez dicen que se trata sólo de evaluar su manejo al caos del transporte.

Como farsa, engaño a la ciudadanía y mal chiste calificaron concejales de distintas fuerzas políticas la intención de los cabildantes del Partido de la U de promover una moción de censura en contra del secretario de Movilidad, Fernando Álvarez. Y no lo hicieron propiamente como espaldarazo a la administración del alcalde Samuel Moreno, sino como crítica a las intenciones de la U, colectividad que, según se ventiló este martes en el Concejo, cogobierna la ciudad junto con Moreno.

Nadie en el Cabildo duda de que el transporte en la ciudad sea un caos. Menos aún desde la crisis vivida la semana pasada por cuenta de un contratista que decidió hacer obras en un horario restringido. Para algunos, los trancones son el precio que la ciudad debe pagar mientras se construyen las vías. Para otros, se trata más de falta de planificación de la Alcaldía y de errores en los contratos.

Pero la citación al secretario de Movilidad para una moción de censura —debate que puede derivar en el relevo de un funcionario que incumpla sus funciones— no deja de ser vista en las actuales circunstancias como extraña, viniendo de un aliado del gobierno local. Funcionarios de alto rango en la Alcaldía señalan desde hace rato y en voz baja la convivencia entre la U y la Alcaldía.

Para concejales como Carlos Fernando Galán, esa relación es un hecho. Por eso, luego de una agria polémica por este tema con el también concejal Hipólito Moreno, quien aspira a la candidatura a la Alcaldía por el Partido de la U, Galán sostuvo este martes que la ecuación debe ser cogobierno=responsabilidad por los errores: “Es un engaño criticar al secretario de Movilidad, pues la U maneja la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) y el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y tiene cuotas en cargos importantes”. De hecho, cuando Néstor Eugenio Ramírez, hoy director del IDU, fue alcalde de Manizales, lo hizo por el Partido de la U y su ascenso político está ligado a Germán Cardona, ministro de Transporte y prominente figura de esta colectividad.

Según varios concejales, las cuotas de poder de este partido en el Distrito se extienden al Fondo de Seguridad y Vigilancia, algunos de los 22 hospitales distritales, ciertos contratos de la Empresa de Acueducto y el fondo cuenta del Concejo de la Secretaría de Hacienda, entre otros.

Pero Galán reconoce que algunos concejales de la U no han estado en el cogobierno con el Distrito: “Los cristianos (que antes eran de Cambio Radical) Clara Sandoval, Orlando Castañeda y María Angélica Tovar sí han querido hacer oposición de verdad”.

¿Qué busca entonces la U con la citación al secretario? El concejal Orlando Parada (vocero de la U en el Cabildo) dice que hacer una gran debate para el cual “se recogió (sic) las inquietudes de todas las fuerzas políticas con asiento en la corporación, de manera que ningún tema quede por fuera”. Asegura que la idea nació ante “el caos generado como consecuencia de la falta de previsión e implementación de medidas encaminadas a minimizar el impacto de las obras en el Distrito”.

Galán cree otra cosa. “Promovieron la moción porque ven que ya se acercan las elecciones y les va a caer la responsabilidad de haber cogobernado con el Alcalde”.

Carlos Vicente de Roux, concejal del Polo Democrático, tampoco le ve futuro a la idea. “Por sólo mencionar un ejemplo, la U maneja la UMV, que tiene contratos por $150 mil millones desde 2008. Con esa moción de censura quieren ahora aparecer como paladines de la oposición”.