"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

En Barranquilla será el partido inaugural del Mundial Sub 20

Se lanzó oficialmente la Copa del Mundo Juvenil que organizará nuestro país entre julio y agosto de 2011.

“Saludos desde Colombia a todo el mundo”, fue lo primero que se escuchó con un acordeón de fondo y la inconfundible voz de Jorge Celedón. Suficientes razones para que el auditorio de Corferias desbordara en emoción.

Por eso, si el deseo era el de mostrarle al planeta la alegría de este país, se cumplió plenamente en el acto de presentación de la edición XVIII de la Copa del Mundo Juvenil de Fútbol, que se desarrollará en el territorio nacional entre el 29 de julio y el 20 de agosto del próximo año.

La invitación, como se llama casualmente la canción del popular cantante vallenato, fue el himno de la noche que entonaron muchos de los asistentes, hasta el propio presidente Juan Manuel Santos, quien aplaudió al notar que estaban allí reunidos: “Por mi gente que es tan buena y a nombre de mi nación, Colombia te abre las puertas de su inmenso corazón”.

La música cesó, mas no las palabras cargadas de sentimiento, como las que tuvo Nicolás Leoz, presidente de la Confederación Suramericana de Fútbol, al reconocer que “no nos equivocamos al apoyar esta iniciativa desde hace cuatro años, cuando el presidente de la Federación, Luis Bedoya, pidió mi respaldo, así que estoy seguro de que esta nación hará el mejor Mundial Sub-20 de la historia”.

Los ojos de su esposa colombiana, Clemencia, se hacían agua ante el discurso improvisado y no menos efusivo del dirigente paraguayo, que hizo poner de pie al auditorio. De ahí que Santos, al pronunciar el suyo, le agradeciera el voto de confianza.

“El último gran evento que organizó el país fue la Copa América de 2001 y la ganamos, así que no dudo que este grupo de muchachos puede lograr una nueva hazaña”, advirtió el Primer Mandatario de los colombianos, que les dio desde ya la bienvenida a las 24 selecciones que luego de 52 partidos buscarán levantar la ansiada Copa.

El camino para ello comenzará en el estadio Metropolitano de Barranquilla y terminará en El Campín de Bogotá, donde Bedoya espera ver a la tricolor en ese último juego. “Sé que nuestra selección responderá con creces ante semejante exigencia y, lo mejor, con la identidad del fútbol colombiano”, dijo el presidente de la Colfútbol.

Sentimiento patrio le sobró, como también al emblema oficial del torneo que se representa en una taza de café que desde anoche esparce el aroma del fútbol.