"Se me cayó el alma a los pies": Alberto Contador

El español, que dio positivo en antidopaje, dice que es un caso de contaminación alimenticia con una carne que comió durante el Tour de Francia.

Alberto Contador compareció este jueves en un hotel de su localidad, Pinto, para ofrecer su versión sobre la suspensión cautelar a la que le sometió la UCI por haber hallado en un control llevado a cabo durante el Tour de Francia restos de clembuterol (un anabolizante utilizado para animales) en su orina. Acompañado por su hermano y representante Fran en todo momento, Contador respondió a la gran expectativa que la noticia que, según él mismo, “filtró un medio alemán”, generó desde que saltó a los medios españoles el miércoles por la noche.

El ciclista, cuya voz rasgada transmitió “decepción y tristeza” durante toda la rueda de prensa, explicó que fue víctima de un “claro caso de contaminación alimenticia”. El triple ganador del Tour dijo que ha hablado “largo y tendido con la UCI sobre cómo había sucedido todo” y que el propio organismo le dijo que había sido un caso de contaminación alimenticia. “Confío en que la UCI y la agencia antidopaje van a estudiar mi caso con las particularidades que tiene”, pidió el ciclista, quien señaló que con este tipo de casos “la credibilidad que el ciclismo español había conseguido retomar durante estos años “se ve tirada por tierra”.

“Este es un auténtico error”, agregó Contador, al que el 24 de agosto le fue notificado el positivo. “Se me cayó el alma a los pies”, comentó, al conocer la noticia que le confirmaron el día 26. La millonésima parte de clembuterol que apareció en su orina procede, según Contador, de una carne que José Luis López Cerrón, director de la Vuelta a Castilla y León, “tuvo la deferencia de traerle al cocinero del equipo desde España para que comiéramos en el Tour”. El 20 de julio, un día antes de la segunda jornada de descanso del Tour se cocinó esa carne. “Cuatro corredores bajaron a comer antes que yo”, explicó. “Ellos comieron una carne realmente mala”. Después bajaron otros cinco ciclistas, entre los que estaba el propio Contador, que comieron la otra carne, la comprada fuera, “que se tuvo que cocinar en el autobús del equipo”.

El español recalcó que uno de los compañeros que comió primero, Alexander Vinokurov, se quejó porque tenía una carne pésima y no “la que comimos los demás, realmente buena”. Al día siguiente, en la jornada de descanso, Contador pasó dos controles, uno por la mañana de sangre y otro por la tarde, de orina. Ese día el ciclista volvió a comer una pieza de la misma carne, algo poco habitual en un día de descanso porque “engorda y no se quema”. El motivo de comerla fue “por no desperdiciar una carne tan buena”. Tres horas más tarde pasaba el control antidopaje con Vinokurov. Sólo Contador dio positivo. “Si fuera un caso de dopaje los resultados se hubieran conocido en una semana, no un mes después”. Ese día Vinokurov también pasó el control, pero dio negativo porque había comido de la otra carne, según ha dicho Contador.

“La UCI entiende perfectamente lo que ha pasado y que es un tema diferente por ser un claro caso de contaminación, incomparable con cualquier otro caso de clembuterol. Por ser líder pasé controles y esto está a mi favor, y en el posterior al día 21 la cantidad disminuyó y al día siguiente no aparecía. Es una cantidad tan mínima, que es imposible de suministrar salvo en contaminación alimenticia, y a nivel de rendimiento no sirve para nada, cualquier experto lo puede confirmar”, aseguró Contador.

La Unión Ciclista Internacional, en una nota emitida esta madrugada tras conocerse la noticia, confirmó que el ciclista ha sido suspendido temporalmente debido a un “resultado analítico adverso”. La organización califica de muy pequeña la cantidad de clembuterol hallada en la orina del corredor español y precisa que antes de poder ofrecer alguna conclusión el caso requiere de una mayor investigación científica, algo que llevará un tiempo.

¿Qué es el clembuterol?

El clembuterol es un anabolizante cuyo efecto es una mayor retención proteica de los tejidos musculares y una disminución de la grasa intramuscular. Aumenta la masa muscular y disminuye la proporción de grasas.

El clembuterol forma parte de un grupo de productos denominados B-agonistas, utilizados en el engorde de animales, a pesar de estar prohibido. El uso de cimaterol mejora el crecimiento de los terneros castrados en un 30%. No se conocen con tanta precisión sus efectos sobre el sistema metabólico y cómo puede acabar afectando a los consumidores.

De hecho, ni siquiera se conocen con exactitud las rutas metabólicas que siguen estos productos en el organismo animal. Se supone que no afectan al sistema nervioso central y que se excretan rápidamente por vía renal. Sí que se ha comprobado que tienen un efecto claro sobre el corazón y que a dosis altas pueden llegar a provocar taquicardias y fallos cardiacos.