En vilo contrato de relleno Doña Juana

También pidió al alcalde Moreno pronunciarse sobre tutela de unos recicladores, socios de una de las firmas perdedoras de la licitación.

En un nuevo capítulo de la guerra jurídica emprendida por algunas empresas participantes contra la licitación para la operación del relleno sanitario Doña Juana, adjudicada hace dos semanas, un juez ordenó el pasado martes suspender provisionalmente el proceso, incluyendo la firma y ejecución del contrato, mientras se falla una acción de tutela interpuesta por un grupo de recicladores socios de una de las firmas perdedoras (la de Proactiva, antiguo operador de esa planta). El administrador judicial además exigió al alcalde Samuel Moreno pronunciarse de manera inmediata sobre los hechos.

Según la Sociedad Colombiana de Recicladores Gaiarec, que interpuso la acción de tutela, la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) no cumplió con la jurisprudencia de la Corte Constitucional, que ordenó incluir a ese grupo de trabajadores en la licitación.

Gaiarec, representada por el señor Silvio Ruiz Grisales, cuestiona que de tres consorcios que presentaron sus ofertas para obtener el contrato, el ganador fue precisamente el que menos porcentaje de participación ofreció a los recicladores.

El juez (24 Civil Municipal), quien no ha fallado aún la tutela, ordenó que también se pronuncien al respecto la Cámara de Comercio de Bogotá y la Unión Temporal Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana, el consorcio que obtuvo la licitación.

Este diario se comunicó con la Uaesp y con la firma ganadora para conocer sus apreciaciones acerca de la decisión provisional del juez, pero en ambos lugares prefirieron no pronunciarse.

La semana pasada, otro juez (el 25 Civil Municipal) había ordenado suspender la firma del contrato en respuesta a una tutela interpuesta por la comunidad aledaña al relleno, que se asoció con Proactiva. Sin embargo, la Uaesp se negó a frenar el trámite argumentando que la licitación termina al momento de la adjudicación y que el fallo fue posterior.

La pelea por Doña Juana asciende a $230.000 millones y seguramente se definirá en los estrados judiciales, en los que se decidirá el futuro del relleno.