"Uribe es el líder de la oposición al proyecto"

El representante del Putumayo responsabiliza a un sector de la U de torpedear la ley de víctimas, que este lunes se discutirá en Plenaria de la Cámara.

Guillermo Rivera Flores ha venido representando al Putumayo en el Congreso desde 2002. Está será su tercera legislatura y desde que debutó en la política, su capital electoral ha crecido significativamente. En las últimas elecciones  obtuvo la mayor votación en Cámara, con 11.900 sufragios. Este año fue designado vocero del Partido Liberal en la corporación y también elegido por su partido como el representante del año. Este joven abogado de la Universidad Externado de Colombia ha estado cumpliendo una importante labor como ponente coordinador de la ley de víctimas que cursa en el Congreso. Proyecto de ley que se juega su futuro este lunes en la Plenaria de la Cámara de Representantes, donde Rivera tendrá que darse la pela para poder irse tranquilo de vacaciones.

¿Qué está pasando? ¿Qué se está moviendo detrás de la ley de víctimas?

Fui el primer sorprendido el pasado martes porque la semana pasada en la Casa de Nariño habíamos concertado entre los partidos de la coalición los temas pendientes, entre ellos el de las víctimas de agentes del Estado. Ese día, el Presidente convocó al Ministro de la Defensa y a la cúpula militar, escuchamos sus observaciones e incluso incluimos algunas en la ponencia. Todo parecía que estaba andando, pero el martes en la Plenaria varios congresistas presentan impedimentos traídos de los cabellos y así se acabó con el quórum.

¿A qué cree que se debió esa movida?

Hay quienes dicen que fue una cuenta de cobro por una proposición de Simón Gaviria en la discusión de la reforma a la salud y que fue aprobada a pesar de la oposición de los ponentes. Lo extraño es que muchos parlamentarios de la U y conservadores votaron la proposición. Creo que hay un empeño por dilatar la discusión para generar una pulso político de baja intensidad.

¿Qué quiere decir con “baja intensidad”?

Todo el mundo dice: vamos a apoyar la ley, pero un día salen con impedimentos, otro día con que cuánto va a costar la ley y ahora unos que dicen que mejor dejemos el trámite para marzo porque ahora hay que destinar todo el presupuesto en la atención de los damnificados por el invierno, pero en realidad la ley sólo podría salir hasta mitad del próximo año, así que se aplicaría en 2012, por lo cual los damnificados del invierno no se verían afectados.

¿Entre quienes es el pulso del que habla?

Creo que lo que hay es celos por la manera como el presidente Santos ha acogido las ideas y proyectos del Partido Liberal, a pesar de que no tenemos burocracia. En la U y el conservatismo hay quienes creen que por su antigüedad deberían tener prioridad, pero el Presidente nos trata a todos por igual. Quizás el pulso político lo quieren plantear en términos de demorar nuestras propuestas, de congelarlas para dilatar los debates.

O sea que las trabas vienen de la U y los conservadores…

El Partido Conservador ha actuado coherentemente con lo que se ha venido acordando dentro de la coalición. El problema está en la U, que parece tener la intención de dilatar.

¿Será el “uribismo radical” del que hablan?

Yo exalto la posición del represente Miguel Gómez. Es frentero y expresa abiertamente sus posiciones, pero hay otros en la U que parecen buscar afectar el debate.

¿Qué dice el ministro Germán Vargas Lleras?

Que si no se alcanza a votar la totalidad del proyecto, está dispuesto a convocar a sesiones extras. Pero creo que no será necesario. El Gobierno y el Congreso están de acuerdo en sacar adelante la ley en la Cámara y dejar para el próximo semestre el trámite en Senado.

¿No es preocupante que haya sectores de la coalición que no sigan las directrices del Gobierno?

Creo que la coalición termina haciéndole caso al presidente Santos, lo que no tienen en cuenta son los tiempos y el efecto que causa en la comunidad internacional. Habría sido un buen mensaje que el día que el Presidente exponía ante la CPI las bondades de la ley de víctimas, ese mismo día la Plenaria de la Cámara hubiera votado la iniciativa. Pero no entendieron.

¿Quiénes son los enemigos de la ley?

Creo que el gran opositor a la ley de víctimas, hoy y antes, es el ex presidente Álvaro Uribe y también el doctor Fernando Londoño Hoyos, pero ellos lo hacen abiertamente. Lo que nos preocupan son quienes no dan la cara y sólo buscan argumentos para frenar su discusión.

¿Y cree que el ex presidente Uribe es quien está detrás de la oposición a la ley de víctimas?

Sin duda. Creo que el ex presidente Uribe es el líder de la oposición al proyecto. A él nunca le gustó y además hay que tener en cuenta que esta iniciativa fue la que le permitió al Partido Liberal ingresar a la coalición de gobierno Santos y eso no le gusta. Por eso ha ocurrido lo que ha ocurrido y se ha escuchado lo que se ha escuchado. Eso forma parte de la doctrina de Uribe.

¿Es por los liberales en la coalición o por el proyecto en sí?

El ex presidente Uribe es un hombre doctrinario, pero además dogmático. En su mente no le cabe pensar que una víctima de crímenes de Estado pueda ser reparada en las mismas condiciones que una víctima de las Farc. Pero, además, está la condición política. Este fue un proyecto que defendió el Partido Liberal contra la voluntad del ex presidente Uribe y el hecho de que el presidente Santos haya acogido esta iniciativa y la esté liderando personalmente, eso le tiene que molestar en su vanidad a Uribe.

¿Y los grupos armados ilegales no son más enemigos que Uribe y Londoño?

Por supuesto. Creo que el asesinato selectivo de líderes de víctimas que están reclamando la restitución de su tierra es un síntoma de que hay organizaciones criminales muy preocupadas por esta ley. Yo creería que hay que diseñar un programa de seguridad para protegerlas, en especial, a quienes están reclamando sus tierras. Acá hay intereses de organizaciones criminales que van a responder como es su costumbre, con las armas.

Dicen que el senador Juan Lozano, presidente de la U, es quien está detrás de la oposición al proyecto por orden de Uribe…

Espero que no y que sean rumores infundados. Pero me comentaron que el senador Manuel Enríquez Rosero y un sector de la U presentarían hoy (lunes) una proposición para que las víctimas de crímenes de Estado sólo sean reparadas cuando exista una condena judicial. Esa proposición iría contra el espíritu del proyecto y generaría el rechazo de las víctimas y de la comunidad internacional porque claramente se ha dicho, y lo ha dicho la Corte Constitucional, que no se puede discriminar a las víctimas y menos cuando la diferenciación es la condición del victimario.

¿Cómo rebatir los argumentos de quienes se oponen a la reparación de las víctimas de crímenes de agentes del Estado?

Quienes cuestionan ese acápite de la ley no han entendido que la reparación de la víctima no significa condena de los victimarios. Lo que se establece es que hubo un menoscabo de los Derechos Humanos o del Derecho Internacional Humanitario, y con base en esa evaluación se toma la decisión de reparar. Ya en la responsabilidad penal es donde empieza a cobrar sentido la presunción de inocencia. Eso es un asunto de los estrados judiciales. Por eso en el acto de reparación administrativa aceptamos que no se ponga en evidencia el nombre del victimario.

Si se hunde el proyecto, ¿se hunde la unidad nacional?

La ley pasa. Confió en la sensatez de la Cámara y de la coalición de Gobierno. Creo que los resquemores que se hubieran podido generar en torno a la discusión de la reforma a la salud, el lunes, ya estarán superados. Sé que van a primar los argumentos por encima del pulso político.